Vivienda mantiene el paso e incorpora la visión comunal

En once meses, el MIVAH entregó 9.230 bonos de vivienda y prepara transición a esquema con participación de comunidades en las soluciones

Aunque el Ministerio de Vivienda y Asentamientos Humanos (MIVAH) estuvo en el centro de críticas políticas de la oposición en el primer aniversario de la administración Solís Rivera, los datos evidencian que este sector, lejos de estancarse, mantuvo el paso de años recientes e incluso incorporó nuevas herramientas.

La inversión de ¢67.231 millones y un total de 9.293 bonos entregados durante el primer año de la gestión de Rosendo Pujol, representó un promedio mensual de 844 bonos de vivienda en los primeros 11 meses de gobierno. Esta cifra supera el promedio mensual de 843 bonos que se entregaron en la administración de Laura Chinchilla (2010-2014), aunque está debajo del promedio de 909 bonos entregados durante la administración de Óscar Arias (2006-2010).

Sin embargo, el monto de los bonos durante la gestión de Pujol superó el desempeño de la administración de Arias, aunque quedó abajo de la administración Chinchilla. En colones constantes del 2015, el monto mensual invertido en cada bono de vivienda, entregado por la Administración Solís Rivera, corresponde a ¢6.155 millones, cifra inferior a los ¢6.570 millones invertidos por mes durante el gobierno de Laura Chinchilla, pero superior a los ¢5.961 que se invirtieron mensualmente en el gobierno de Óscar Arias.

Gráficas Bonos Vivienda-01A esto debe sumársele una poderosa intervención en la gestión de un ministerio que ha tenido procesos y proyectos entrabados durante años. Un ejemplo de esto es la localización de 726 familias que desde el 2010, producto de la Tormenta Tropical Thomas, se encontraban damnificadas y no habían podido resolver su problema de vivienda.

También, bajo la figura del comodato, se ha dotado de vivienda a 352 familias en Santa Ma rta de Esparza (327) y Calle Lajas en Escazú (25).

Según el ministro Rosendo Pujol, el trabajo de un año de gestión, al frente del Mivah, ha estado marcado como “un periodo de transición en el que hemos tratado de continuar desarrollando aquellas iniciativas del anterior gobierno que nos parecen adecuadas y empezar a marcar la ruta de los cambios que queremos generar en el sector de vivienda y asentamientos humanos y para lo cual estamos involucrando a diferentes actores”.

“El país necesita hacer varias transiciones urgentes en la política de vivienda. La primera y más importante es que los proyectos de vivienda financiados por el Estado deben ayudar a mejorar pueblos y ciudades y, por lo tanto, tienen que integrarse mejor a las políticas de ordenamiento territorial (…) Esto permitiría que los beneficiarios no solo reciban una vivienda sino que mejoren o mantengan sus oportunidades de tener trabajo y acceso a servicios públicos y privados”, puntualiza Pujol.

Con esto último en mente el Mivah atendió los siguientes proyectos: La Carpio (con ¢2.050 millones  en bono comunal para alcantarillado sanitario; 500 millones otorgados, adicionalmente, por el IMAS para el bono comunal; se realizó el reasentamiento de 23 familias para la construcción de la Escuela Finca La Caja); Triangulo de solidaridad; Duarco Cocorí; Calle Lajas; El Porvenir; Santa Marta; Juan Rafael Mora; Guararí; Finca Boschini y la Hoja Dorada.

De acuerdo con el ministro “en el Mivah, queremos mejorar la calidad de vida urbana y de los pueblos y ciudades de Costa Rica mediante bonos comunales que les ayuden a otras comunidades adicionales, a las que están recibiendo los bonos individuales. También estamos coordinando con otras entidades del Estado costarricense encargadas de resolver la pobreza y proveer infraestructura”.

Gráficas Bonos Vivienda-02Estas acciones implican cotejar con el Registro Único de beneficiarios del IMAS, para evitar la intervención de los gavilanes de la tierra y mejorar la distribución y el acceso a la vivienda, puntualiza el ministro. De esta forma, el Mivah se asegura, en palabras de Pujol “que las viviendas se le otorguen a quienes realmente las necesitan”.

Durante este primer año de la Administración Solís Rivera, además, se han aprobado  3 bonos colectivos por ¢5.255 millones00, con impacto en 3.219 familias en Riojalandia (Barranca), Juanito Mora II (Barranca) y Corales-Bambú 1 y 2 (Limón). Además, se inicia la modalidad de que las comunidades puedan participar, vía concurso, en la adquisición de un bono comunal, lo que evita el despilfarro de recursos y asegura la inversión en las comunidades que la necesitan.

A los logros mencionados se le suman algunas acciones concretas que ha realizado el Mivah en este periodo: la creación de un bono para segunda vivienda para disminuir los problemas de hacinamiento; el reglamento técnico de vivienda de interés social; la modificación al reglamento de condominios y el registro de elegibilidad de proyectos para vivienda de interés social.

“El criterio fundamental de éxito es que las familias puedan optar a viviendas que realmente mejoren su calidad de vida sin obligarlas a sacrificar oportunidades de trabajo, educación, recreación y enlaces familiares”, finaliza el ministro.

Este sitio cuenta con un lector de texto en pantalla para personas ciegas y con baja visión. Para utilizarlo seleccione el texto con el cursor del mouse y presione el ícono que aparece.

Aumentar texto

  • A  A  A  A  A