A agosto 2016: déficit financiero del Gobierno Central se reduce en ¢157 mil millones

El crecimiento de la deuda impide la estabilización de las finanzas públicas en el mediano plazo. Urge aprobación de proyectos para el fortalecimiento de la Hacienda Pública.

Tasa de crecimiento en ingresos fue 9% en este período

Una reducción de ¢157.082 millones en el déficit financiero (ingresos menos gastos), y una diferencia de siete puntos porcentuales entre el aumento de los ingresos y el de los gastos, registraron las cifras fiscales del Gobierno Central al cierre del segundo cuatrimestre de este año.

El déficit financiero acumulado a agosto 2016 se situó en un 2,9% del PIB (3,6% en el mismo periodo del año pasado) y su reducción obedece a las acciones para contener el déficit primario, que resultó en 1,4% (2,1% a agosto pasado), es decir cerca de ¢187 mil millones menos que igual periodo del  2015.

En cuanto a la relación entre ingresos y gastos, mientras los primeros mostraron una tasa de crecimiento del 9%, los gastos totales (gasto corriente y de capital) a agosto experimentaron una desaceleración importante, al subir solo un 2%, cifra menor a la vista en el 2015 (un 9,6%).

Al cierre del segundo cuatrimestre de este año, los ingresos tuvieron un comportamiento bastante favorable, pese a la caída del impuesto a las sociedades (del 81,5%), declarado inconstitucional desde enero del año pasado. Dentro de este rubro destacan el impuesto a los ingresos y utilidades, con un incremento del 13,3%, en relación con igual mes del año anterior, y el impuesto general sobre las ventas, que muestra un aumento en su recaudación de 7,5% para este mismo periodo.

 

Grafico hacienda
El gasto total creció solo un 2% a agosto.

Con respecto a los gastos, destaca el comportamiento de los gastos corrientes, entre ellos las remuneraciones, que para el período en referencia se desaceleraron, al crecer solo 3,4% (4,8 puntos porcentuales menos que a agosto de 2015), lo que se explica, principalmente, por la política de congelamiento de plazas aplicada por esta Administración, y por el hecho de que los salarios se ajustan casi solo por costo de vida.

Otro componente del gasto corriente que mostró un comportamiento favorable fue Bienes y Servicios, que decreció un 1,6%. Dentro de éste se encuentran consultorías, materiales y suministros, servicios de limpieza, seguridad y alquileres. Los intereses de la deuda explican el 19% del aumento en los gastos corrientes.

“A cuatro meses de finalizar el año, mantenemos la tendencia de buenos resultados. Alcanzamos el menor déficit primario de los últimos cinco años, como porcentaje del PIB, así como  la mayor diferencia en los últimos siete años, entre el crecimiento de los ingresos en comparación con el de  los gastos.  El comportamiento del déficit financiero y del primario evidencian la efectividad de las acciones internas  y condiciones económicas externas”, destacó Helio Fallas, Presidente en ejercicio y Ministro de Hacienda.

Entre las acciones internas se encuentran las mejoras la recaudación y en los planes de control tributario, la alta tasa sostenida de crecimiento de los ingresos, una mayor eficiencia en la asignación de recursos, la mejora sustantiva en la gestión de la deuda y la baja tasa de crecimiento en los gastos

Como principal condición externa Fallas destacó la estabilidad macroeconómica del país, expresada en bajas tasas de inflación, manejo prudencial del tipo de cambio, elevado crecimiento económico (IMAE a julio 5%), política monetaria del Banco Central y bajas tasas de interés a nivel internacional.

No obstante los resultados positivos alcanzados al finalizar agosto,  el Jerarca reiteró la necesidad de  disminuir la deuda en el largo plazo, para lo que es preciso  contar,  lo antes posible, con la aprobación del plan para el fortalecimiento de la hacienda pública.

Deuda compromete el desarrollo 

Para las autoridades de Hacienda, un factor que no  se puede dejar de lado al revisar el comportamiento del déficit financiero del gobierno central es la deuda  y sus intereses, debido a que su atención demanda un tercio del presupuesto 2017 y lo que se paga en intereses es cercano al doble de lo que invierte el país en infraestructura. Esta situación reduce la capacidad del Estado para atender programas relevantes en educación, salud, medio ambiente y seguridad, entre otros.

“Entre el 2018 y el 2021  vencerá el 30% de la deuda contraída por el país, eso implicará un mayor porcentaje del presupuesto destinado al pago de este rubro, con las consecuencias que ello tendría sobre otros gastos e inversión del Gobierno. Para enfrentar este problema hay dos condiciones fundamentales: mantener una gestión responsable en el manejo de la  deuda y contar con la legislación que conforma el Plan de Fortalecimiento  de la Hacienda Pública que venimos impulsando desde el 2014”, expresó José Francisco Pacheco, viceministro de Egresos.

País requiere un compromiso en transparencia fiscal 

Durante la conferencia de prensa ofrecida para dar a conocer los resultados de las  cifras fiscales a agosto, las autoridades de Hacienda también agradecieron a la Asamblea Legislativa la aprobación, en primer debate,  del Proyecto de Ley de Lucha contra el Fraude Fiscal, por considerarlo  un paso esencial en el cumplimiento de los estándares internacionales en materia de transparencia.

Para el viceministro de Ingresos, Fernando Rodríguez, las normas aprobadas  permitirán mejorar la lucha contra la evasión, aumentar la recaudación y contribuir a la solución del actual problema fiscal.

Este sitio cuenta con un lector de texto en pantalla para personas ciegas y con baja visión. Para utilizarlo seleccione el texto con el cursor del mouse y presione el ícono que aparece.

Aumentar texto

  • A  A  A  A  A