A y A construye la planta de tratamiento de aguas residuales más grande de Centroamérica

Quiero imaginar una ciudad más saludable, con ríos libres de contaminación,  sin malos olores. Ciudades con menos organismos patógenos, tipo cucarachas, ratas, moscas y mosquitos. Costa Rica está dando un paso significativo hacia ese sueño, mediante  la construcción de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales “Los Tajos”, la cual se constituye en el sistema de tratamiento más grande de nuestro país y de Centroamérica, y que está ubicada en el distrito de La Uruca.

Reconocemos el rezago que en materia de tratamiento de aguas residuales ha tenido el país desde hace ya varias décadas, pero también vemos una valiosa oportunidad para dar el primer salto hacia el saneamiento ambiental que el país necesita con urgencia. Por lo anterior,  el AyA, como institución rectora en materia de agua potable y saneamiento, ha asumido el reto de realizar las primeras inversiones para desarrollar el “Proyecto de Mejoramiento Ambiental del Área Metropolitana de San José” Etapa I, cuyo monto es de $347.8 millones, los cuales han sido financiados con recursos del Banco Japonés para la Cooperación Internacional JBIC, Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Banco Nacional y fondos propios del AyA.

1.070.000

Personas cuyas aguas residuales serán tratadas

Esta planta depuradora tratará, de forma gradual en su primera fase, las aguas residuales generadas por más de un millón setenta mil personas de la Gran Área Metropolitana (GAM).  – ¿Por qué esta obra será un salto importante en materia de saneamiento para el país? Porque actualmente, de acuerdo con el Índice de Desempeño Ambiental (EPI) desarrollado por la Universidad de Yale de los Estados Unidos, Costa Rica ha bajado del puesto número 5 (año 2012) al puesto número 54 (año 2014), considerando la variable de: “Nivel de Tratamiento de Aguas Residuales”; con la puesta en operación de la planta de tratamiento de Los Tajos, el porcentaje de tratamiento de las aguas residuales pasará de un 4,2% que tenemos actualmente a nivel nacional (FOCARD- APS 2012), a un 26,8%, aspecto que representa un avance sustantivo para la recuperación de nuestros ecosistemas de agua dulce, mejoramiento de las condiciones ambientales y salud pública de nuestra población.

El proyecto denominado: “Mejoramiento Ambiental del Área Metropolitana de San José”, recolectará y brindará tratamiento a las aguas residuales provenientes de once cantones: San José, Desamparados, Goicoechea, Alajuelita, Escazú, Vázquez de Coronado, Tibás, Moravia, Montes de Oca, Curridabat y La Unión; con dichas obras se rehabilitarán, además, los colectores y subcolectores actualmente colapsados en diferentes puntos de la ciudad capital, se extenderán las redes de alcantarillado sanitario a comunidades que no cuentan con este servicio y se podrá prescindir de muchos sistemas individuales (tanques sépticos) de nuestras viviendas, que en numerosos casos no funcionan apropiadamente, lo anterior permitirá pasar de una cobertura de recolección actual del 45% a un 65% en la primera etapa de este proyecto.

La fotografía muestra uno de los tubos que se están construyendo para levantar la planta de tratamiento de aguas residuales.
Foto cortesía de A y A. Las obras permitirán pasar de un 4% de población cuyas aguas residuales son tratadas a un 26%.

Para iniciar con este salto en el saneamiento, el tratamiento de las aguas residuales, en su primera etapa, será un tratamiento primario con un tratamiento completo de los lodos, no obstante, la administración del AyA ya inició con los estudios técnicos y financieros, que permitan en el corto plazo pasar a un tratamiento secundario (biológico) y mejorar la calidad de las aguas vertidas en el efluente de esta planta de tratamiento al Río Torresfinal de las aguas residuales que se tratarán en esta planta.

Las inversiones señaladas traerán otros beneficios adicionales como los siguientes:

  1. Reducir la contaminación de los mantos acuíferos: En nuestro país se generalizó el uso de tanques sépticos y drenajes, un 73% de la población los utiliza, pero muchos no reúnen las condiciones técnicas y contaminan las fuentes de agua con nitratos.

A esto se le suma que las aguas grises son vertidas en el alcantarillado pluvial o los caños de las calles, que luego drenan directamente a los ríos y quebradas, ocasionando una alta contaminación de los mismos.

  1. Disminuir los riesgos a la salud: con ríos más sanos tendremos menos contaminación ambiental y se disminuirán los casos de enfermedades por transmisión, como la diarrea y el dengue.
  2. Se revaluarán los precios de los terrenos que están cerca de los ríos: disminuirían los malos olores y el paisaje volvería a ser atractivo, por lo que los terrenos adquirirán mayor plusvalía.
  3. Desarrollo cantonal y urbano: Los gobiernos locales podrán considerar un adecuado sistema de recolección y tratamiento de aguas residuales en los planes de regulación para el uso y aprovechamiento del suelo.
En la fotografía se aprecia la presidenta de A y A Yamiletn Astorga y un equipo de funcionarios visitando las obras.
Foto cortesía de A y A. La presidenta ejecutiva de A y A Yamiletn Astorga y un equipo de funcionarios visita las obras.

Debo señalar que los usuarios actualmente conectados al sistema de alcantarillado sanitario, no tendrán que realizar ninguna erogación adicional más que la de seguir pagando la tarifa que actualmente el AyA les cobra por el servicio de recolección de las aguas residuales. Los nuevos usuarios que serán interconectados a los colectores que se construirán en aquellas comunidades que en la actualidad no cuentan con cobertura de alcantarillado sanitario, deberán cancelar la tarifa de recolección aprobada por el ente regulador (Aresep) y dependiendo de cada caso en particular, tendrán que realizar obras a lo interno de su propiedad para lograr la interconexión al sistema sanitario público.

No obstante, es importante destacar que el tema de fondo no debería ser si debemos o no realizar obras internas o erogaciones para interconectarnos al sistema de recolección que se construirá, este proyecto debe verse, más bien, como una urgente y necesaria acción para mejorar las condiciones ambientales de cada vivienda y la calidad de vida del entorno familiar. Asimismo, y de manera más general, debemos hacer conciencia sobre la contribución que nosotros, como ciudadanos, debemos hacer al ambiente con nuestras actuaciones, ya que esto no se trata únicamente de desarrollar grandes obras e infraestructura para recolectar y tratar las aguas residuales, sino que se trata, también, de que cada uno de nosotros mejoremos nuestra conciencia ambiental y social para preservar el medio en el cual convivimos, solo así alcanzaremos el sueño de ver ríos con aguas limpias, sin malos olores y que podamos disfrutar.

*Por: M.Sc. Yamileth Astorga Espeleta, Presidenta Ejecutiva del AyA

Este sitio cuenta con un lector de texto en pantalla para personas ciegas y con baja visión. Para utilizarlo seleccione el texto con el cursor del mouse y presione el ícono que aparece.

Aumentar texto

  • A  A  A  A  A