“Alas para vivir” es la consigna del Servicio de Vigilancia Aérea

Zonas indígenas, sectores fronterizos, así como lugares lejanos y de difícil acceso, son los sitios hasta donde llegan las aeronaves del SVA para trasladar a los pacientes que tengan su vida en riesgo y requieran ser atendidos de urgencia en la Capital

Adultos mayores, niños y niñas, recién nacidos, mujeres y hombres adultos de todo el país y quienes tenían su vida en riesgo, fueron trasladados por los pilotos y policías de la Dirección del Servicio de Vigilancia Aérea (SVA) del Ministerio de Seguridad Pública.

Y es que desde el 1° de enero hasta el 3 de agosto del 2016, el SVA realizó 134 vuelos ambulancia para un total de 237.4 horas vuelo. Esto para trasladar a pacientes que tenían su vida en riesgo y requerían de urgente atención médica en la Capital. 

134

Vuelos ambulancia realizados en 2016

Es así como las aeronaves de Vigilancia Aérea llegan hasta zonas indígenas, sitios montañosos y de difícil acceso, sectores fronterizos y lejanas localidades; o bien, se efectúan vuelos humanitarios internacionales desde donde trasladan a los pacientes.

Aviones policiales convertidos en ambulancias

Cuando de un vuelo ambulancia se trata, todo el personal del SVA se involucra y da una respuesta inmediata. Esto desde el momento en que reciben la llamada donde solicitan el traslado aero médico hasta que el paciente está siendo atendido en algún hospital.

Mecánicos, pilotos, policías y paramédicos de Vigilancia Aérea convierten las aeronaves en ambulancia, ya sean los aviones o helicópteros. Además, revisan las condiciones meteorológicas y trazan las rutas a seguir. Un repaso de algunas imágenes ilustran la labor de estos cuerpos:

A esto se une la coordinación de ambulancias de la Cruz Roja Costarricense o del Cuerpo Nacional de Bomberos, quienes cooperan con el traslado de los pacientes vía terrestre, y también contactan a los hospitales donde atenderán a los pacientes.

Las aeronaves son herramientas vitales para salvar la vida de quienes se encuentran lejos o que su condición les impide ser trasladados por tierra, pues por aire el tiempo se reduce y minimizan movimientos que por tierra pueden poner en riesgo al paciente.

Para el SVA, las plazas deportes, claros de montañas y hasta las principales carreteras del país se han convertido en pistas de aterrizaje. Ahí, los helicópteros y aviones policiales han aterrizado con un único objetivo: salvar la vida de quien lo necesite.

Información elaborada por Departamento de Prensa de Ministerio de Seguridad Pública

Este sitio cuenta con un lector de texto en pantalla para personas ciegas y con baja visión. Para utilizarlo seleccione el texto con el cursor del mouse y presione el ícono que aparece.

Aumentar texto

  • A  A  A  A  A