Alcanzar la equidad de género para 2030 requiere de mayor participación política femenina

La vicepresidenta Ana Helena Chacón fue una de las 60 líderes que constataron la necesidad de acelerar los progresos para lograr una igualdad de género, en la cumbre “Mujeres y poder”

A dos décadas de que se lanzara la Plataforma de Acción de Pekín para exigir la igualdad de género, hay avances palpables, pero se requiere una mayor velocidad en los progresos para alcanzar la meta de equidad en el 2030. Ese es el clamor de 60 mujeres líderes de todo el mundo, quienes se reunieron en Santiago de Chile el pasado mes de febrero, para alzar su voz en favor de políticas inclusivas con miras a erradicar las principales desigualdades de género para el año 2030.

La vicepresidenta de la República, Ana Helena Chacón, quien encabezó la delegación costarricense en la cumbre “Mujeres y poder” (27 y 28 de febrero) fue una de esas voces. La vicepresidenta aprovechó el foro para resaltar la necesidad de avanzar, paralelamente, en las agendas que garanticen equidad en la participación política, así como en el desarrollo humano.

35%

Curules ocupadas por mujeres en Costa Rica

“Vivimos en un mundo lleno de injusticias y desigualdades. Las aspiraciones de justicia social, donde las oportunidades puedan ser aprovechadas por cualquier persona indistintamente de su sexo, edad, etnia, orientación sexual, discapacidad, condición socioeconómica, entre otras, no se cumplen”, manifestó Chacón.

Aunque Costa Rica cuenta con un Código Electoral que, desde el 2014, garantiza la alternancia de género en las listas que presentan los partidos políticos para candidaturas de elección popular, en la actualidad tan solo 20 de las 57 curules de la Asamblea Legislativa son ocupadas por mujeres (aunque originalmente fueron electas 19 diputadas). Esta cifra representa un 35% del total de las curules y es menor al 38,6% que se logró alcanzar cuando aplicaba una legislación menos igualitaria. Este porcentaje de participación femenina se reduce en otros órganos deliberativos como concejos municipales y concejos de distrito. Lo anterior es consecuencia de una cultura en la que los partidos políticos colocan a los hombres en los primeros lugares de esas listas, lo cual en un sistema multipartidista, como el que tenemos hoy, resulta en que los pocos escaños que obtiene cada partido usualmente corresponden a hombres.

Las disparidades de género en la participación política también se constatan en términos cualitativos. A partir de las elecciones municipales del 2010, las nóminas de alcaldías debían incluir paridad vertical. Es decir, un partido que presente un candidato a alcalde debía contar obligatoriamente con una candidata a vicealcaldesa primera -a la cual le corresponden funciones según el Código Municipal-. Sin embargo, durante los años 2011 y 2012, el Tribunal Supremo de Elecciones recibió una serie de recursos de varias vicealcaldesas quienes argumentaban que se les violentaban sus derechos políticos al no asignárseles funciones específicas. El órgano electoral falló en la mayoría de los casos a favor de las vicealcaldesas.

Importancia de participación femenina

Las disparidades de género en los espacios políticos también se traducen en políticas públicas que no toman en cuenta la realidad de la mujer. Aunque cada vez aumenta la cantidad de los hombres sensibilizados ante los obstáculos que pueden encontrar las mujeres, todavía existe una tendencia hacia una desatención de estas necesidades particulares y se mantiene una brecha entre lo que enfrentan ellos y ellas.

Por ejemplo, los datos anuales sobre empleo reflejan una diferencia constante de cerca de dos a tres puntos por encima del promedio en el desempleo femenino. Según la Encuesta Nacional de Hogares 2014, la tasa de desempleo abierto en mujeres fue del 10,6% frente a un 8,5% en promedio. De igual manera, los hombres duplican a las mujeres en tenencia de trabajos por cuenta propia (es decir, en emprendimientos). Estas desigualdades se ponen en contexto al tomar en cuenta que, según la misma encuesta, más del 40% de hogares en pobreza extrema cuentan con jefatura femenina, lo cual se relaciona con los datos del Registro Civil que demuestran que el porcentaje de embarazos de madres adolescentes no disminuye de forma sostenida desde el año 2001, posterior a la aprobación de la Ley de Paternidad Responsable.

La acción del Gobierno

Ante este panorama, ha sido necesaria la erradicación de las prácticas políticas que buscan apartar a la mujer de la toma de decisiones públicas. Desde mayo anterior, temas de alta prioridad política como la seguridad preventiva, el derecho a vivienda digna, el impulso a las pequeñas empresas y la coordinación de la política social han estado dirigidos por mujeres jerarcas que procuran la inclusión de un enfoque de género desde su experiencia.

Sin embargo, el alcance de estas medidas será reducido si no se cuenta con mayor participación femenina desde la Asamblea Legislativa o en otros órganos deliberativos. En esa dirección, el Gobierno de la República ha manifestado la necesidad de iniciar la discusión sobre la paridad de género horizontal en las listas de candidaturas para puestos de elección popular. Como medida inicial, ello implicaría que al menos tres de las siete listas de congresistas por provincia deberán ser encabezadas por mujeres.

Desde el enfoque de derechos humanos, las acciones afirmativas se vuelven necesarias para que la sociedad logre repensar paradigmas de exclusión que se reproducen en ella y sean sustituidos por otros más inclusivos. Una mayor participación política femenina en puestos de toma de decisión no garantiza por sí sola una mayor equidad de género, pero es necesaria para impulsa una agenda de desarrollo humano que respete los derechos de las mujeres.

La vicepresidenta señaló durante su intervención en Chile que estas medidas no siempre son populares, pero Costa Rica está dispuesta a cumplir con su compromiso de equidad de género. “Es más fácil mantener como está el estatu quo que, precisamente, mantiene esa mirada machista que ha gobernado por siglos”, comentó Chacón.

Este sitio cuenta con un lector de texto en pantalla para personas ciegas y con baja visión. Para utilizarlo seleccione el texto con el cursor del mouse y presione el ícono que aparece.

Aumentar texto

  • A  A  A  A  A