AyA implementó 18 proyectos de alcantarillado en la Gran Área Metropolitana en los últimos tres años

Todos están concluidos, con una inversión de ₡2.000 millones que impacta en la salud de las personas y en el medio ambiente

Acueductos y Alcantarillados (AyA) desarrolló 18 proyectos de alcantarillado en el Gran Área Metropolitana (GAM), que beneficiaron a unos 7.000 habitantes; pero, sobre todo, produjeron un impacto en la salud y en el medio ambiente. Esos proyectos, desarrollados a partir del 2014 y hasta la fecha, ya están concluidos. La inversión ronda los ₡2.000 millones.

Las obras referidas consistieron, en términos generales, en extender redes de alcantarillados a sectores que carecían de esa cobertura y en la rehabilitación y reparaciones de los colectores. En este segundo caso, en su mayoría, se trató de colectores que fueron quebrados por los ríos.

7.000

Personas beneficiadas con las 18 obras de alcantarillado

De acuerdo con Manuel López, director de Recolección y Gestión de AyA, la intervención de la entidad redunda en beneficio del ecosistema y de la salud de la población, ya que las aguas residuales son tratadas de forma adecuada, sin que llegue a los ríos  y permite, en muchos casos, sacar el tanque séptico de las casas, al conectarse con la red de alcantarillados. En síntesis, baja la contaminación.

Lo anterior, recalca López, es la importancia que tienen estas “pequeñas redes” de recolección y tratamiento: favorecen el medio ambiente y la salud. Asimismo, apunta otra ventaja: el tratamiento de las llamadas “aguas grises”,  las aguas de las duchas y de las pilas de lavado. Si estas salen directamente por el cordón del caño sin tratamiento, caen directamente a los ríos y son focos de infección.

Ejemplos

En el distrito josefino de Pavas, para poner un caso, se rehabilitó el alcantarillado sanitario.  Este proyecto no aumentó la cobertura en el alcantarillado sanitario de la zona, pero sí solucionó la mala disposición de las aguas residuales que se hacía con anterioridad. La inversión de esta obra llegó a los  ₡174,5 millones.

Por otra parte, en Escazú se reconstruyó el subcolector Trejos Montealegre, con lo que se resolvió un foco de contaminación en el río Agres, como en las viviendas y comercios cercanos. La inversión alcanzó los  ₡91 millones.

Otro de los proyectos consistió en rehabilitar el puente canal Torremolinos, que eliminó un derrame de aguas residuales hacia los ríos Jorco y Tiribí. Este trabajo permitió, además, restablecer la continuidad del flujo asociado a uno de los cuatro principales colectores de aguas residuales: el Colector Tiribí. Acá se invirtieron ₡75 millones.

También se realizaron obras en Los Guido; Niño Jesús de Praga en Los Guido; ciudadela López Mateo; barrio Bolívar (avenida 10), San Josesito de Alajuela; barrio Las Margaritas de Guadalupe; barrio San Martín de Paso Ancho; urbanización Las Américas en Moravia; Altamira en Desamparados; barrio Moreno Cañas en Zapote; urbanización La Trinidad de Moravia; Barrio México; Bosques de Santa Ana; Calle Mora en Yoses Sur.

Este sitio cuenta con un lector de texto en pantalla para personas ciegas y con baja visión. Para utilizarlo seleccione el texto con el cursor del mouse y presione el ícono que aparece.

Aumentar texto

  • A  A  A  A  A