Banco Central proyecta crecimiento y estabilidad en 2016 pero advierte riesgo por déficit fiscal

La Junta Directiva del Banco Central de Costa Rica, en la sesión 5708-2015 del 30 de diciembre del 2015 aprobó el Programa Macroeconómico 2016-2017

Este Programa Macroeconómico 2016-2017 contiene el análisis de la situación macroeconómica del país en el 2015 y los objetivos, medidas de política y proyecciones macroeconómicas para los próximos 24 meses.

En el 2015, la situación macroeconómica del país evolucionó en un contexto internacional caracterizado por: i) un crecimiento moderado pero desigual entre países y regiones; ii) baja inflación, debido a la reducción de los precios internacionales de las materias primas; iii) políticas monetarias expansivas y iv) mercados financieros con episodios de alta volatilidad.

En el ámbito interno durante el 2015 destacó lo siguiente: 1. Se estima que al término del 2015 la inflación se ubicó entre -1,0% y -0,5%. El desvió de este indicador con respecto al rango meta de la programación macroeconómica (4% ± 1 puntos porcentuales (p.p.)) no se debió a una postura de política monetaria restrictiva, sino respondió, en buena medida, a la reducción en los precios internacionales de las materias primas, de bienes y servicios regulados y de algunos productos agrícolas.

2. Crecimiento de la producción en torno a 2,8%, con mayor dinamismo en el segundo semestre del año, sin generar presiones de demanda agregada sobre los precios.

3. Déficit en la cuenta corriente de la balanza de pagos equivalente a 4,0% del Producto Interno Bruto (PIB). Los flujos de ahorro externo de mediano y largo plazo, principalmente inversión extranjera directa, permitieron financiar esa brecha y acumular activos de reserva por EUA$645 millones; con lo cual el saldo de reservas internacionales netas alcanzó 14,9% del PIB.

4. Mayor disponibilidad de divisas, en parte asociada con la mejora en los términos de intercambio, que generó presiones a la apreciación de la moneda (0,8%). En este contexto el Banco Central participó como agente en la administración de los requerimientos netos de divisas del Sector Público no Bancario e intervino para moderar volatilidad del tipo de cambio y mejorar el blindaje financiero del país, sin contradecir la tendencia de las variables fundamentales que explican el tipo de cambio real de equilibrio.

5. Déficit financiero del Sector Público Global Reducido cercano a 5,6% del PIB. En ello influyó, mayoritariamente, la brecha financiera del Gobierno Central, estimada en 5,9% del PIB y determinada, en buena parte, por el mayor gasto en intereses, toda vez que el resultado primario mostraría una mejora equivalente a 0,2 p.p. del PIB (esfuerzo por contener gasto y mejorar recaudación).

6. Crecimiento de los agregados monetarios y crediticios a tasas ligeramente por debajo de lo previsto en la programación macroeconómica. Sin embargo, es importante señalar lo siguiente:

i) El proceso de transmisión de la reducción en la Tasa de política monetaria (TPM) hacia el resto de tasas de interés del sistema financiero ha sido gradual y lento.

ii) Desde agosto del 2014 el sistema financiero presenta excesos de liquidez que han estado contenidos en operaciones de muy corto plazo del Banco Central. Se reconoce la necesidad de trasladar gradualmente estos recursos a instrumentos de mayor plazo, con el fin de evitar presiones futuras de demanda agregada.

iii) Aun cuando los agentes económicos muestran preferencia por instrumentos de ahorro en colones, el proceso de dolarización continúa en los indicadores de crédito, lo cual resta efectividad a la política monetaria e introduce riesgos para la estabilidad del sistema financiero.

iv) Aumento del uso de fondos externos por parte de los intermediarios financieros, lo cual podría introducir riesgos a la estabilidad del sistema financiero, ante una súbita interrupción de estas vías de financiamiento.

Con base en los desarrollos macroeconómicos recientes, que indican que si bien la inflación retornaría a tasas positivas, se ubicaría en niveles bajos y en la valoración costo-beneficio de adoptar esta medida, el Banco Central estableció la meta de inflación interanual para el bienio 2016-2017 en 3% con un rango de tolerancia de ±1 punto porcentual.

Una medida de esta naturaleza tiene ventajas para la sociedad costarricense. Una inflación baja y estable facilita el cálculo económico para la toma de decisiones de ahorro e inversión, con efectos positivos sobre el crecimiento económico; favorece la estabilidad de los macroprecios (tasas de interés, tipo de cambio y salarios); reduce la erosión del poder de compra, particularmente para aquellos grupos de bajos ingresos; además, crea un entorno apropiado para que otras áreas de la política económica generen resultados coherentes con la búsqueda de la estabilidad macroeconómica del país.

Son varios los elementos que hacen viable el cambio. Por un lado, la economía costarricense experimentó inflaciones menores o iguales a 4% en buena parte del lapso 2013-2015, en un entorno de relativa estabilidad macroeconómica. Por otro, prospectivamente los determinantes macroeconómicos de la inflación no señalan presiones al alza que le ubiquen fuera de este rango y las estimaciones de agencias especializadas no prevén, para los próximos años, presiones inflacionarias por la vía de precios internacionales de materias primas.

En cuanto a la estabilidad externa, además de procurar la concordancia de los macroprecios, el Banco Central mantiene el compromiso de contribuir a generar condiciones propicias que fomenten la atracción del ahorro externo de mediano y largo plazo, necesario para el financiamiento sostenible de la brecha en cuenta corriente de la balanza de pagos.

Central 1Para cumplir los objetivos planteados en el Programa Macroeconómico 2016-2017, el Banco Central aplicará las siguientes medidas:

i) Disminuir la TPM en 50 puntos básicos, para ubicarla en 1,75% a partir del 4 de enero del 2016.

ii) Controlar la liquidez sistémica y participar de manera activa en el Mercado Integrado de Liquidez, procurando mejorar la transmisión de cambios en la TPM hacia el resto de tasas de interés en el mercado financiero.

iii) Mantener la tasa de encaje mínimo legal en 15%, aplicable para operaciones en colones y en moneda extranjera.

iv) Continuar con una gestión activa de la deuda. Al respecto debe recordarse que, dada la importancia relativa del Ministerio de Hacienda y del Banco Central como emisores de deuda pública, la coordinación entre ambos entes es necesaria, lo cual no debe interpretarse como dominancia fiscal, toda vez que para el Banco Central priva el compromiso de control de la inflación.

v) Procurar un blindaje financiero acorde con los requerimientos de la economía, que le permita atender exigencias de pago ante choques externos. Para ello se procurará, por ejemplo, incrementar el aporte de capital en organismos como el Fondo Latinoamericano de Reservas y aplicar un programa adicional de compra de divisas de hasta $1.000 millones para el lapso enero 2016- diciembre 2017. Estas medidas se realizarían atendiendo los costos (inflación, tipo de cambio y tasas de interés) y beneficios (mayor blindaje financiero).

vi) Continuar como agente del sector público no bancario, según lo dispuesto por el Directorio en el artículo 10 de la sesión 5651-2014 e intervenir en el mercado cambiario con el fin de evitar fluctuaciones violentas en el tipo de cambio, sin que ello interrumpa la tendencia de mediano plazo, determinada en función de las variables fundamentales que definen dicho macroprecio.

vii) Continuar con medidas tendientes a mejorar el canal de transmisión de su política monetaria y la eficiencia del sistema financiero costarricense, específicamente, que favorezcan avanzar con la desdolarización financiera, agilizar su función de prestamista de última instancia y mejorar el proceso de formación de los macroprecios.

Dados los objetivos e instrumentos a disposición del Banco Central, las previsiones macroeconómicas para el bienio 2016-2017 contemplan lo siguiente:

i) Continúa el proceso de recuperación económica mundial, con comportamientos asimétricos entre regiones y países.

ii) Prevalecen condiciones de liquidez internacional excedente. Si bien a mediados de diciembre inició el proceso de aumento en la tasa de interés de referencia del Sistema de la Reserva Federal de Estados Unidos, su política monetaria continúa laxa, al igual que sucede con otros bancos centrales de importancia sistémica (Banco Central Europeo, Banco Central de la República de China y Banco de Japón).

iii) A nivel local, la economía crecería 4,2% en el 2016 y 4,5% un año después. Estas condiciones llevan asociada una brecha en cuenta corriente de la balanza de pagos en torno a 4,1% del PIB en ambos años, que estaría financiada con ahorro externo de mediano y largo plazo.

iv) Se prevé un déficit financiero del Gobierno Central de 6,2% y 7,0% del PIB en el 2016 y 2017, en ese orden. Pese a la urgencia de una solución estructural al problema fiscal y de que existen proyectos de ley en esta materia en estudio en la Asamblea Legislativa, el presente ejercicio no contempla los efectos de su eventual aprobación. En el momento en que eso ocurra el Banco Central evaluará la procedencia de modificar su programación macroeconómica.

v) El ahorro financiero crecería en torno a 13,5% y 11,5% anual en el bienio 2016-2017. Estos recursos permitirían atender el mayor requerimiento del sector público y un crédito al sector privado que estaría creciendo en torno a 9,1% y 7,7% en el 2016 y 2017, en ese orden.

El Banco Central es consciente de que existen riesgos que, de materializarse, afectarían las proyecciones macroeconómicas y comprometerían el logro de la meta inflacionaria. En particular, destacan los siguientes: ausencia de medidas de ajuste fiscal, una incidencia negativa del fenómeno El Niño Oscilación Sur (ENOS) superior a lo supuesto sobre la producción e infraestructura, choques externos por incrementos no previstos en precios de materias primas o una reacción no ordenada en los mercados financieros ante el aumento en las tasas de interés en Estados Unidos.

Esta Entidad aplicará las medidas requeridas ante cambios sustantivos en el entorno macroeconómico que obstaculicen el logro de sus objetivos. Además, mantendrá los esfuerzos de comunicación, en procura de mejorar el entendimiento de sus acciones y facilitar el proceso de formación de expectativas de los agentes económicos.

plan macro eco

Este sitio cuenta con un lector de texto en pantalla para personas ciegas y con baja visión. Para utilizarlo seleccione el texto con el cursor del mouse y presione el ícono que aparece.

Aumentar texto

  • A  A  A  A  A