Buenas señales para competitividad en Costa Rica, a pesar de los nubarrones

País crecerá por encima del promedio y hay indicios de mejorías en áreas claves que se contraponen a preocupaciones de varios sectores y a histórico rezago heredado en este campo

A pesar de quejas empresariales y preocupaciones de diferentes sectores sobre la competitividad de Costa Rica, existen, en los últimos meses, varias señales de que hay avances importantes en áreas estratégicas, que contribuyen a que el panorama no sea tan sombrío.

Eso no quiere decir que no haya problemas. El informe Doing Business, del Banco Mundial, evidencia que Costa Rica está en niveles intermedios en competitividad, al ubicarse en el puesto 99 entre 175 países en el 2006 en cuanto a la facilidad para hacer negocios y caer al puesto 125 en el 2011. Sin embargo, ha habido una recuperación desde entonces, al pasar al puesto 83 entre 189 en el 2015.

De 125 a 83

Mejora de Costa Rica en su posición en el Informe Doing Business de 2011 a 2015

Hay indicios para pensar que la mejora puede sostenerse. De acuerdo con la Fundación Caatec, para finales del 2014, el Índice General de Costos Empresariales (IGCE), se reduce cada mes en el país. En enero creció un 3,7% interanual, mientras a finales del 2014 había crecido un 4,1% interanual, gracias a la reducción del costo de los combustibles (una reducción interanual del 1%) y de la electricidad.

1240345_955618847800968_6834496604652204278_n

Esto contrasta con la visión de una crisis y los reclamos por el alto costo de la electricidad, generado, principalmente, desde la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del sector privado (Uccaep), que han externado su preocupación por la pérdida de competitividad del país. En enero, manifestaron su inquietud alegando que cerca de 26 mil personas perdieron sus empleos en tres meses.

Sin embargo, también en este aspecto hay señales de algunos indicios positivos. Según la última Encuesta de Expectativas de Empleo Manpower Costa Rica, realizada para las proyecciones de empleo del segundo trimestre (abril-junio) del 2015, el 17% de los empleadores espera contratar más personal y solo el 6% contempla una disminución de su planilla, en tanto un 76% no prevé cambios. El estudio de la firma sitúa la Tendencia Neta de Empleo en un +10%, lo que quiere decir un incremento de 2% con el trimestre anterior y presenta una disminución de 10% con respecto a la comparación anual.

Gráfica Tendencia Global Neta del Empleo para el segundo trimestre del 2015, de acuerdo con datos de la firma Manpower.
Gráfica Tendencia Global Neta del Empleo para el segundo trimestre del 2015, de acuerdo con datos de la firma Manpower

También en el desempeño general hay elementos esperanzadores. Para el 2015, la Cepal estimó que la economía costarricense podría crecer en un 3,2%, más del promedio de América Latina que sería del 2,5%.

En la atracción de inversiones se mantiene una buena dinámica, a pesar del entorno internacional aún frío. La firma consultora Tholons colocó a San José como el mejor destino de América Latina para realizar negocios, esto entre los 100 mejores destinos para operaciones tercerizadas. En el ranking global, San José se ubica en el puesto número 11, dos posiciones más arriba que el año anterior.

El camino por delante

Este problema ha sido estudiado. Según el vigésimo Estado de la Nación, el alto costo de vivir y producir en Costa Rica generó malos resultados en el mercado laboral, una desaceleración económica y la pérdida de competitividad y bienestar social. De acuerdo con el Estado de la Nación, los factores que afectan la competitividad del país pasan por el rezago en la infraestructura, agilizar los procesos de inversión, reducir la subejecución presupuestaria, para luego dotar de más recursos ese rubro, los altos precios locales (donde en bienes y servicios el país es más caro que el promedio en Latinoamérica, a pesar de la baja inflación que ostenta Costa Rica), regulaciones y trámites excesivos que afectan la producción, restricciones presupuestarias que disminuyen la inversión en recurso humano y una recaudación tributaria débil.

El sector privado también tiene su diagnóstico. Durante el mes de febrero, la Uccaep presentó su “Decálogo Uccaep (2014-2016) visión país de largo plazo para promover el desarrollo”, un plan en el que recomiendan acciones para elevar los índices de competitividad del país que, de acuerdo con el documento, son bajos y ponen en riesgo la estabilidad competitiva de Costa Rica frente a otros países.

Para la Unión de Cámaras, el crecimiento económico y el desarrollo social de los últimos años no ha progresado de buena manera. Para revertir esta situación, hace un llamado de atención en 10 áreas específicas: política de Estado sobre empleo y educación; seguridad ciudadana; trámites innecesarios y regulación ineficiente; energía; crecimiento y estabilidad económica; fortalecer la seguridad social, promover formalidad; apoyo a pymes; infraestructura; gobernabilidad; y sostenibilidad del desarrollo.

De acuerdo con la Uccaep, las propuestas sugeridas vendrían a recuperar y fortalecer la competitividad del país. Pide impulsar la formación dual, la transformación de colegios académicos en técnicos, aprobar ley de actualización de jornadas laborales, legislar el teletrabajo, aprobar ley que permita la protección del empleo en caso de crisis, elevar a rango presidencial la fiscalización en mejora regulatoria, mejora y eficiencia en carteles de licitación, uso de la tecnología en todos los procesos, que toda institución cumpla con un plan de mejora de los 5 trámites más utilizados por los ciudadanos, mayor participación del sector privado en generación de energía renovable, explorar gas natural, fomentar inversión en sector eléctrico y exportar energía, abrir mercado de hidrocarburos a la competencia, modificar metodología de cálculo de tarifas eléctricas y llevar el déficit a un nivel sostenible.

3,2%

Crecimiento para Costa Rica previsto por Cepal, por encima del 2,5% de promedio

Ante este panorama, la Administración Solís Rivera está impulsando una reactivación en materia de infraestructura, impulsando obras que anteriores administraciones han considerado estratégicas pero no han logrado concretar, como la terminal de contenedores de Moín y las ampliaciones de las carreteras a San Ramón y Limón.

En economía, se ha mantenido una inflación baja y estabilidad monetaria; a pesar de las críticas en materia del déficit fiscal, este pasó de un 5,4 a un 5,6% del PIB, en lugar del 6,2% previsto. Esto a pesar de hacer frente a deudas históricamente ignoradas por anteriores administraciones, como en el caso del CNP. Para recuperar al pequeño y mediano empresario, también se impulsó un acuerdo para reformar la Ley de Banca para el Desarrollo y hacerla operante.

10336717_954701707892682_2828275828820984525_n

Sigue en pie el compromiso de mantener estables las tarifas eléctricas, a pesar de los ajustes que por ley deben realizarse. En ese sentido, se han realizado equilibrios con los componentes de las tarifas para evitar que estas crecieran.

A pesar de que durante años el país se ha caracterizado por la pobre captación de tributos, el Ministerio de Haciendo logró incrementar, para el cierre de diciembre, en un 6% la recaudación, lo que se tradujo en unos ¢200 mil millones.

El tema de la competitividad mantiene un alto nivel en el Gobierno. Justamente el Consejo Presidencial de la Competitividad definió los nueve temas en los que se enfocarán, en forma conjunta con el sector privado (nota aparte). Así, se procurará aumentar los indicios positivos, para lograr un avance sostenido en esta materia.

La visión del Doing Business

El país se encuentra en posiciones de media tabla, con algunas mejoras, pero que deberán acelerarse.

Los campos en los que Costa Rica recibe mejor calificación son permisos de construcción, obtención de electricidad, registro de propiedades y comercio transfronterizo, en los que se ubica en posiciones de 46 a 52 con respecto a los 189 países de la medición.

Las áreas más críticas son protección de inversionistas (181) y cumplimiento de contratos (129) donde hay mucho por realizar.

Hay otros campos donde se han producido avances. En apertura de empresas se logró reducir la cantidad de días de 77 en el 2004 a 24 en el 2015; en pago de impuestos se redujo la cantidad de pagos por año de 42 en el 2006 a 23 en el 2015 y las horas para cumplir con esta obligación de 402 por año en el 2006 a 163 en el 2015. Sin embargo, todavía hay países que logran mejores desempeños, por lo que se debe acelerar el paso aún más.

Este sitio cuenta con un lector de texto en pantalla para personas ciegas y con baja visión. Para utilizarlo seleccione el texto con el cursor del mouse y presione el ícono que aparece.

Aumentar texto

  • A  A  A  A  A