Ciencia en Costa Rica cambia la economía, pero requiere nuevo impulso educativo

En el mes de la Ciencia y la Tecnología, el ministro Marcelo Jenkins destaca los principales retos que el país debe vencer para potenciar el desarrollo

“La economía costarricense ya se reorientó el área de ciencia y tecnología, lo que no se ha enrumbado es el sistema educativo que sigue estancado en el modelo del siglo XX, lo que nos debe llevar a una reorientación de las carreras que se requiere promocionar”.

Este es el balance que hace Marcelo Jenkins, Ministro de Ciencia, Tenología y Telecomunicaciones, al poner sobre la mesa los retos que afronta Costa Rica en estos campos, durante el mes de la Ciencia y la Tecnología.

Todos los agostos, el MICITT realiza un Calendario Mes de la Ciencia 2015 para conmemorar este mes, entre ellos ferias, conferencias y la entrega de los premios nacionales de Ciencia y Tecnología.

“Este es el mes donde expresamos lo que somos y en el que realizamos esfuerzos adicionales para llegar a la comunidad más allá del Valle Central. Es una gran oportunidad para que la gran masa de la población conozca cómo la ciencia y la tecnología realizan importantes aportes a su vida cotidiana” resaltó el ministro.

Cambios que se evidencian en lo que revelan los indicadores (nota aparte). El ministro por su parte considera que hay avances y retos que considerar.

Del laboratorio a la economía

Jenkins enfatiza que el impacto del cambio de esquema económico genera un inevitable impulso de la ciencia. “El paso a una economía de bienes a servicios debe llevarnos irremediablemente a un impulso en las áreas científicas y tecnológicas, ya que brindar servicios involucra profesiones que requieren mayor conocimiento y producen más riqueza porque se trata de actividades que de por si tienen valor agregado”.

En la fotografía, una investigadora observa a través de un microscopio en su laboratorio.
El país debe aumentar la cantidad de investigadores aún más.

Esto no quiere decir que la tarea está concretada. “Considero que el país no ha hecho correctamente la transición y tenemos en general una fuerza laboral mal capacitada, en algunos casos, no tienen el nivel profesional requerido, pero en otros si lo tienen pero en la disciplina equivocada a los requerimientos del mercado laboral.

“Nuestro principal problema estructural de desempleo radica en que tenemos dos economías: la tradicional con una base agraria y de manufactura y otro en crecimiento en el área de servicios, que requiere profesiones modernas y que el sistema educativo no ha puntualizado”.

La educación, proceso que requiere ajustes
En la fotografía una joven estudiante se divierte y aprende con una computadora.
Hay que lograr que los jóvenes identifique el aprendizaje de la ciencia con algo que les interesa.

Precisamente en el ámbito educativo es donde hay que afinar más el lápiz, principalmente desde el inicio del proceso. “El cambio de actitud hacia el sector debemos propiciarlo desde tempranas edades. Los niños necesitan entender que la ciencia y la tecnología son divertidas, que tiene premios, que es igual de “cool” que otras profesiones más ligadas a las ciencias sociales”.

Hay una importante infraestructura educativa que se está desarrollando, pero existe el desafío de incrementarla y hacer que se extienda a grupos sociales. “Requerimos involucrar más a los colegios científicos y trabajar más de cerca con los colegios técnicos profesionales del Ministerio de Educación Pública”.

Socializar la ciencia, fórmula para el desarrollo

Actualmente en Costa Rica tenemos un incipiente, pero muy entusiasmado grupo de investigadores de primera clase. Este grupo se está fortaleciendo con inversión en recurso humano a largo plazo, pero tenemos que pensar en cuadruplicar el número de investigadores.

En cuanto a la socialización de la ciencia, debemos trabajar en promover más proyectos y actividades fuera del Valle Central tanto a través de los Centros Comunitarios Inteligentes (CECI) como en las sedes regionales de las universidades públicas.

También tenemos el reto de balancear el aspecto de género en el sector; intensificar los esfuerzos de atracción de mujeres a las áreas de ciencia y lograr desarrollar un poco más la capacidad interna.

Inversión, todavía una incógnita

Otro reto es incrementar como país la inversión en investigación, ciencia y tecnología; principalmente del sector privado para crear riqueza. Esta importante labor no puede ser asumida solo por el Estado.

Si bien es cierto contamos con una importante plataforma de centros e institutos de investigación en las Universidades, debemos convencer tanto a las empresas extranjeras como a las nacionales que la inversión en ciencia y tecnología produce a largo plazo beneficios para ellos.

Este sitio cuenta con un lector de texto en pantalla para personas ciegas y con baja visión. Para utilizarlo seleccione el texto con el cursor del mouse y presione el ícono que aparece.

Aumentar texto

  • A  A  A  A  A