Costa Rica fortalece su bancarización y su sistema de pagos evoluciona

País debería estar sobre niveles de un 75% en su inclusión bancaria, como uno de los líderes de la región, y dió paso clave para reducción del efectivo con acuerdo que definió ruta para implementar  pago electrónico en transporte público

Costa Rica se consolidó en los últimos años como uno de los líderes de la bancarización en América Latina, lo que le coloca en posiciones de avanzada para que su sistema de pagos evolucione y contribuya al desarrollo del país.

En el 2011, Costa Rica registraba una inclusión bancaria para mayores de 15 años de un 50,4%, según el Informe Global Findex del Banco Mundial. Eso se elevó a un 64,6% en el 2014, el segundo mejor registro de América Latina, y en la actualidad debería estar por encima de niveles del 75%, según estimaciones de autoridades del Banco Central de Costa Rica.

50 mil

Cuentas de expedientes simplificados abiertas mensualmente

“Hace dos años, el Presidente Luis Guillermo Solís firmó un decreto ejecutivo para agilizar los procesos de bancarización. Eso permitió cambiar el reglamento a la ley 8204 y posibilitó la creación de cuentas de expediente simplificado, que en un año y medio han permitido la apertura de un millón de cuentas. Esto tiene un impacto tan grande, que creemos que debemos estar por encima del 75, 80% de bancarización”, explicó Carlos Melegatti, Director de la División de Sistemas de Pagos del Banco Central.

Las cuentas de expediente simplificado permitieron pasar de trámites burocráticos que incluso podían llegar a requerir de un contador para poder abrir una cuenta bancaria, a requerimientos sencillos: simplemente tener un documento de identidad al día, con lo que se puede avanzar para que todos los ciudadanos, incluso los de menores recursos, tengan la posibilidad de acceder a la bancarización.

De esta manera se consolida la posición en la inclusión bancaria de Costa Rica en la región, que estaba entre los principales puestos según el Banco Mundial:

Fuente: Informe Global Findex, Banco Mundial, 2014

Lucha contra el efectivo y por el desarrollo

Costa Rica todavía tiene un importante desafío para alcanzar niveles de países europeos, que superan rangos de bancarización de un 95%, en una lucha que se enfoca contra el uso del efectivo para mejorar el desarrollo nacional.

Debe considerarse el alto costo del efectivo: se estima que al país le cuesta alrededor de $500 millones al año la gestión del efectivo. A esto se unen otro tipo de problemas, como de salud (virus que se transmiten por monedas y billetes), de seguridad (el crimen internacional utiliza el efectivo para lavar sus ingresos, las personas que se movilizan con efectivo son un objetivo más sencillo para delincuentes), de trazabilidad (lograr un sistema financiero transparente y eficiente), e incluso de desarrollo: en los países con bajo nivel de bancarización, los costos de transacción en los sistemas de pagos son mayores para las personas de escasos recursos.

Melgatti comentó que la meta del Banco Central es que el 100% de los ciudadanos estén bancarizados y reducir el uso de efectivo, por ser una ecuación que solo trae beneficios para todos: personas, instituciones y el país en general.

 

Democratizar la bancarizarción

Como parte de esa estrategia para democratizar la bancarización, el pago electrónico se convierte en un instrumento valioso.

Ya se desarrolla el SINPE móvil (que usuarios puedan realizar transferencias de dinero a cuentas vinculadas a un número celular), que se suman a la creación de cuentas de expediente simplificado ya indicada. De esta manera, se impulsa el desarrollo de un sistema que propicie los pagos por medios electrónicos, como la modernización de las tarjetas de crédito (contacc less, pago por proximidad) y aumentar las opciones de pago mediante el dispositivo celular.

En el más reciente avance en esta dirección, el reciente convenio entre instituciones y concesionarios del transporte público para impulsar un sistema nacional para el pago electrónico en el trasporte público es otro paso fundamental.

Se calcula que alrededor de un 30% de las transacciones de efectivo están relacionadas con el pago del transporte público, por lo que el impulso de un sistema único de pago electrónico permitirá una reducción significativa. Además, se estima que alrededor de un 20% del uso del circulante se asocia con una cultura para este tipo de pago, por lo que desarrollar esta nueva cultura para el pago electrónico permitiría una reducción aún mayor.

¿Por qué es relevante este acuerdo? Hay varias razones: es el primer paso concreto en 20 años para avanzar hacia un modelo de pago electrónico. Segundo, se logró un acuerdo entre instituciones y representantes de cámaras de transporte público sobre la ruta que se debe seguir (un solo sistema nacional, que estará incorporado en el Sistema Nacional de Pago Electrónico (SINPE), y se apoyará en infraestructura de sistema financiero nacional), y que será coordinado por el Banco Central, lo que le dará carácter más técnico.

Con este acuerdo, autoridades y concesionarios esperan sacar el pago electrónico del estancamiento de dos décadas, y empezar a avanzar en una dirección que favorece a usuarios, empresarios, entidades y el país en general. Se espera que, así, la velocidad que está alcanzando la bancarización se traslade a la modernización del transporte público.

Este sitio cuenta con un lector de texto en pantalla para personas ciegas y con baja visión. Para utilizarlo seleccione el texto con el cursor del mouse y presione el ícono que aparece.

Aumentar texto

  • A  A  A  A  A