Costa Rica logra e impulsa los grandes acuerdos nacionales

Reformas postergadas en el terreno laboral y civil fueron concretadas y evidenciaron que se pueden lograr consensos en el ámbito nacional

Costa Rica retoma los grandes acuerdos nacionales para seguir construyendo una sociedad democrática, justa, equitativa, solidaria.  La firma de la Reforma Procesal Laboral, hoy 25 de enero del 2016 y el de Código Civil Procesal, el 3 de febrero marcan hitos en la historia nacional.

Ambos eventos cuentan con la presencia del Presidente de la República, Luis Guillermo Solís Rivera, el Presidente de la Asamblea Legislativa Rafael Ortiz Fábrega y la Presidenta de la Corte Suprema de Justicia, Zarella Villanueva Monge.

Estas reformas fundamentales, que evolucionan y modernizan la legislación  se han postergado por décadas, a pesar de la necesidad de su puesta en vigencia para agilizar los procesos judiciales en materia laboral y civil

Costa Rica retoma la vocación por los grandes acuerdos nacionales, aún en momentos difíciles y entre sectores con posiciones diversas. Solo basta recordar la promulgación de las Garantías Sociales en 1943, con la participación del Gobierno, la Iglesia Católica y el Partido Comunista; o las acciones de la Junta Fundadora de la Segunda República en 1948 al abolir el ejército, crear el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE), entre otros grandes momentos de la vida  nacional que marcan la vocación nacional en la protección de los derechos humanos, la consolidación de la paz, la preservación del ambiente.

Necesidad de una nueva reforma en materia laboral

veto procesal laboral 7

La Reforma Procesal Laboral, firmada  en la explanada del Museo Rafael Ángel Calderón Guardia, para poner en perspectiva la solemnidad del acto, es un texto aprobado por la Asamblea Legislativa e impulsado por la Corte Suprema de Justicia, y fue objeto de amplias negociaciones entre los sectores sindicales y empresariales, en conjunto con el Poder Ejecutivo.

Esto como resultado de la imperante necesidad de una nueva regulación en materia procesal laboral. Se realizaron múltiples actividades de análisis, con la participación de la Sala Segunda de la Corte Suprema de Justicia, jueces y juezas de trabajo, personal especializado del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, además de profesionales expertos en la materia, lo que dio como resultado un proyecto de ley consensuado entre diversos sectores.

Justicia más pronta y accesible

Los cambios en el proceso laboral, permitirán la disminución del tiempo de los juicios en esta sede, gracias a la introducción de elementos como la oralidad, celeridad, sencillez e inmediación. Además, establece una protección especial contra la discriminación de trabajadores en razón de su religión, etnia, orientación sexual o cualquier otra forma análoga de discriminación. Así como a las trabajadoras embarazadas o en período de lactancia contra despidos abusivos y a quienes presenten denuncias por hostigamiento sexual laboral.

Asistencia legal gratuita

Con la entrada en vigencia de la Reforma Procesal Laboral, la Defensa Pública brindará asistencia legal gratuita a aquellos trabajadores que no puedan pagarla, fortaleciendo el acceso a la justicia de los trabajadores.

La transformación del proceso civil

El 01 de diciembre del 2015 la Asamblea LegisCortelativa aprobó el nuevo Código Procesal Civil, que moderniza los procesos civiles, asegurando mayor celeridad y eficiencia a través de la oralidad. La propuesta de reforma empezó a trabajarse desde 1998 en la Corte Suprema de Justicia por los magistrados Ricardo Zeledón y Olman Arguedas, como un nuevo Código Procesal General. En el 2002 se revisó el proyecto, y en el 2005 se abandonó la idea una reforma general para enfocarse en un nuevo Código Procesal Civil. Se presentó la nueva propuesta ante la Asamblea Legislativa en el 2006, siendo aprobada en el 2010 por la Comisión de Asuntos Jurídicos que posteriormente la remitió al Plenario.

El 24 de noviembre del año anterior fue aprobada en primer debate por los legisladores, y el mes anterior fue finalmente aprobada en segundo debate, como parte de un acuerdo nacional para agilizar los procesos en materia civil.

El acto solemne de la firma será en el Auditorio del Poder Judicial, bajo la mirada de los retratos de los Presidentes, que a lo largo de su historia, ha tenido la Corte Suprema de Justicia.

Oralidad e inmediación agilizarán los procesos civiles

Los actuales juicios civiles tienen una duración promedio de 10 a 15 años, y se caracterizan por un complicado procedimiento escrito, que retrasa la finalización pronta del conflicto. La nueva reforma espera reducir los procesos civiles a dos años, mediante una tramitación oral con nuevos institutos que permitan la flexibilización y celeridad en la resolución judicial. Su objetivo principal es asegurar justicia pronta y cumplida en esta materia, eliminando los mecanismos extremadamente formalistas que alargan los procesos.

Este sitio cuenta con un lector de texto en pantalla para personas ciegas y con baja visión. Para utilizarlo seleccione el texto con el cursor del mouse y presione el ícono que aparece.

Aumentar texto

  • A  A  A  A  A