Crecemos, pero no desde el fondo

Los Consejos Presidenciales tejen una estrategia que amalgama decisiones económicas, sociales y políticas bajo la coordinación de altos jerarcas del Gobierno

 

Por MSc. Mariano Segura, Comisionado del Consejo Presidencial Económico y del Consejo Presidencial de Competitividad e Innovación

Hace unos días leí con asombro un artículo de opinión que mencionaba la existencia de un Estado de “intestinos perezosos, que ha olvidado la función vital de renovarse”.

Ese  artículo mencionaba además la existencia de dos ramas desconocidas del Consejo Presidencial de Competitividad e Innovación, marginadas y con bajo perfil ejecutivo, sin iniciativas de consolidación institucional y donde el Presidente de la República no asume su rol de líder.

Permítanme decir que esos comentarios están muy lejos de la realidad. En la actualidad la estrategia de los Consejos Presidenciales se apega estrictamente a los pilares básicos que guían la política de la Administración Solís Rivera: crecimiento y empleo, reducción de la pobreza y la desigualdad, así como la búsqueda de transparencia y lucha contra la corrupción.

Todos y cada uno de ellos es dirigido por el Presidente de la República y sus Vicepresidentes, quienes junto a un equipo técnico de calidad y con un bajo perfil mediático, llevan a cabo una labor de coordinación delicada entre lo político, lo económico y por supuesto, lo social.

Los Consejos Presidenciales cuentan con el liderazgo de la Presidencia de la República

Tanto el Consejo Presidencial Económico como el Consejo Presidencial Social tienen su propia institucionalidad y una agenda bien definida, en la cual participan activamente representantes de las instituciones del Estado afines con cada tema.   Asimismo, en el caso particular del Consejo Presidencial de Competitividad e Innovación, la idea ha sido clara: trabajar en una agenda pública definida en consenso con los representantes del sector privado, labores en las cuales priva un diálogo constante y abierto en la búsqueda de logros de corto plazo; sin que eso implique olvidar las victorias y metas de mediano plazo.

Tal y como ha sido propio de esta Administración, las labores de estos Cuerpos Colegiados con delegación Presidencial, han sido desarrolladas con un bajo perfil, trabajando de forma constante sin hacer de su rutina una pancarta publicitaria, un blanco de las noticias ni un motivo de grandes titulares en la prensa.   Eso es muy diferente a interpretar que han sido marginados o que son desconocidos.

¡Todo lo contrario!  Estos Consejos Presidenciales desempeñan una labor estratégica muy importante para el cumplimiento de las metas de este Gobierno.   Entre ellos se ha tejido una estrategia que amalgama todas las decisiones de tipo económico, social y político bajo la coordinación de los más altos jerarcas del Gobierno y de donde se discuten las decisiones de mayor trascendencia para el país.

DSC_0827En la misma línea, estoy convencido que todos aquellos colaboradores que han asumido responsabilidades en dichos Consejos mantienen un alto perfil ejecutivo y profesional, son comprometidos con la causa y pretenden lo mejor con su aporte.  El hecho de que una gran parte de ellos no han sido figuras públicas en otras administraciones o miembros renombrados de gremios u organizaciones privadas, no significa que no tienen la capacidad intelectual, emocional y física para realizar sus labores con un elevado grado de profesionalismo y productividad.

Por último pero no menos relevante, todos los Consejos Presidenciales tienen una base institucional definida y cuentan con el liderazgo de la Presidencia de la República.  Las decisiones tomadas en estos Consejos son resultado de un diálogo permanente con el Señor Presidente.  Tanto los señores Vicepresidentes de la República como el Ministro de la Presidencia están plenamente informados de las estrategias y ejecución de acciones en cada Consejo y trabajan en conjunto, cada día, para crear sinergias que conduzcan a una mayor eficiencia.

Hay mucho espacio para crecer con lo propio y emulando las experiencias de países exitosos que dieron un giro impresionante en su política pública.  La realidad es diferente a la que perciben algunos, pues estamos lejos de tocar el fondo y por el contrario, avanzamos en lograr metas de corto plazo y seguimos dando pasos importantes para heredar a las futuras administraciones, un conjunto de alianzas con el sector privado que trasciendan lo político y cuyo interés se focalice en aumentar la productividad del país, innovar y dar un paso adelante en el tema de la competitividad.  Todo esto con el fin de crear un entorno social, económico y político más favorable para las generaciones venideras.

Este sitio cuenta con un lector de texto en pantalla para personas ciegas y con baja visión. Para utilizarlo seleccione el texto con el cursor del mouse y presione el ícono que aparece.

Aumentar texto

  • A  A  A  A  A