Estabilidad de variables económicas a pesar de déficit fiscal contribuye a paz social del país

Caso de Costa Rica destaca entre países latinoamericanos

El Primer Vicepresidente y Ministro de Hacienda, Helio Fallas, destacó el comportamiento favorable de dos variables importantes para la economía costarricense, a pesar del alto déficit fiscal que ha venido experimentando el país en los últimos años.

“A diferencia de otros países de América Latina que también tienen un déficit fiscal alto, Costa Rica mantiene una baja inflación y una tasa de política monetaria con tendencia a disminuir”, aseguró el jerarca.

Fallas, quien también preside el Consejo Presidencial Económico, ofreció esta información en el marco de firma de la Ley para Mejorar la Lucha contra el Fraude, presidida por el mandatario Luis Guillermo Solís.

En el acto también participaron los ministros de la Presidencia y de Comunicación, así como los viceministros de Hacienda.

El Presidente Solís manifestó: “Compañeros y compañeras del Ministerio de Hacienda, he venido para pagar un homenaje a este Ministerio, a su titular, por la exitosa política que han realizado y gestionado durante los últimos años. Los datos hablan por sí solos y para quienes saben analizarlos, hay un reconocimiento que no se hace con suficiente frecuencia sobre el éxito de esos datos. Por supuesto que en la economía, como cualquier otra ciencia social, hay mucho margen para el debate y para la interpretación de los números. En este caso creo que todos son consistentes con una visión, la que el señor Ministro y Vicepresidente ha tenido, junto con sus colaboradoras y colaboradores a lo largo de casi ya tres años de Gobierno y que produce estos resultados”.

Para el Ministro de Hacienda el comportamiento de algunas variables macroeconómicas que han contribuido al crecimiento y la estabilidad, y los resultados logrados en la política hacendaria, ayuda a reducir la pobreza, permite la continuidad en el financiamiento de programas sociales, propicia un buen clima para realizar inversión privada, mantiene tasas de interés estables para los créditos de la población y para el pago de la deuda del Gobierno.  Todos estos elementos, en su conjunto, contribuyen a mantener la paz social.

Este clima es el resultado de una eficiente coordinación macroeconómica por parte del Banco Central y del Ministerio de Hacienda, una política cambiaria consistente y estable, una política monetaria prudente que genera credibilidad en la política monetaria y una coyuntura 2016 internacional favorable (precios del petróleo, bajas tasas de interés, precios de materias primas, otros).

A diferencia de años anteriores, las tasas de crecimiento de ingresos crecen por encima de los gastos, los déficit primario y fiscal se reducen aún sin los proyectos de reforma, se hace más eficiente la gestión de la deuda y mejora la plataforma tecnológica para facilitar el control y cumplimiento de las obligaciones tributarias, lo que se evidencia en los resultados de las cifras fiscales al mes de noviembre.

Déficit primario y financiero continúan reduciéndose

A noviembre 2016, la reducción del déficit primario del Gobierno central alcanzó un 20% (¢152 mil millones) y la del financiero fue de un 6,5%, (¢94 mil millones) con respecto al mismo periodo del 2015.

Para este periodo, el déficit financiero (ingresos menos gastos) alcanzó un 4,4% del PIB, a diferencia del 5% a noviembre 2015, y el déficit primario pasó 2,6% del PIB a un 2% en este mismo período.

Destaca también el comportamiento de los ingresos, que nuevamente supera el de los gastos, manteniendo la mayor diferencia de los últimos siete años.

A noviembre, los ingresos totales crecieron un 9%, lo que equivale a un 1% del PIB, esto es atribuible al comportamiento favorable de la recaudación de los impuestos sobre la renta, general sobre las ventas y selectivo de consumo que alanzaron 12,4 %; 7,1% y 15%; respectivamente.

Los gastos totales crecieron 4,5%, a diferencia del 8,4% en noviembre 2015. Destaca el comportamiento del gasto corriente con una desaceleración importante que sitúa su variación en un 5,7 %, las más baja de los últimos siete períodos, en contraposición con el 8,5% en igual período del año pasado.

El rubro de remuneraciones, cuyo crecimiento fue de 2.9%, significa una disminución de cuatro puntos porcentuales en relación con noviembre 2015, como resultado de la política de congelamiento de plazas aplicada por esta Administración y por el ajuste salarial ligado a la inflación. También destaca Bienes y servicios (entre ellos consultorías, materiales y suministros, servicios de limpieza, seguridad y alquileres) que pasó de crecer un 5,8% en noviembre el 2015 a 2,6 % en igual mes de este año, y los intereses que pasan de crecer 16,1% a 8,5% en el período referido. Pese a su desaceleración, este último rubro explica el 22% del incremento en el gasto corriente (a noviembre los intereses alcanzaron la suma de ¢744 mil millones).

“Nos acercamos al cierre del año y con satisfacción podemos decirle al país que seguimos cumpliendo nuestro compromiso de aumentar los ingresos y bajar el gasto con medidas administrativas. Al mes de noviembre hemos reducido el déficit fiscal con estos esfuerzos y esperamos finalizar el año con una cifra menor a la prevista. Sin embargo, para resolver el problema fiscal del país estas medidas son insuficientes, urge tomar decisiones que conduzcan a la consolidación de las cifras que hemos dado a conocer estos últimos meses y a la estabilización de las finanzas públicas. El Gobierno ha dado el paso, ahora urge el consenso en la Asamblea Legislativa para tomar decisiones que permitan lograr la solución definitiva al problema fiscal que se ha venido agravando en los últimos años”, afirmó el Primer vicepresidente y Ministro de Hacienda.

Este sitio cuenta con un lector de texto en pantalla para personas ciegas y con baja visión. Para utilizarlo seleccione el texto con el cursor del mouse y presione el ícono que aparece.

Aumentar texto

  • A  A  A  A  A