Estados Unidos dona $38.500  para proteger y preservar Esferas de Diquís

Museo Nacional obtendrá información sobre cómo redirigir ríos aledaños para evitar que sedimentos cubran evidencia arqueológica

El gobierno estadounidense contribuirá con más de $38.500 para la preservación de las esferas precolombinas del Delta del Diquís, con el fin de realizar un estudio hidrológico entre julio de 2017 y diciembre del 2018 que permita analizar el comportamiento de los suelos y capas de la corteza terrestre en el sitio arqueológico de Finca 6, donde los ríos aledaños han cubierto con sedimentos la evidencia arqueológica del lugar.

Con la información que se recopile, el Museo Nacional de Costa Rica podrá tomar decisiones mejor informadas sobre cómo redirigir esas aguas, además de proteger y preservar los sitios arqueológicos.

Finca 6, Batambal, El Silencio y Grijalba-2, son los sitios arqueológicos ubicados en el Delta del Diquís, en Osa, declarados Patrimonio Mundial por la UNESCO en 2014. Foto/USEmbassy

También se delimitarán las cuatro propiedades que poseen evidencia arqueológica, lo cual es clave para el desarrollo responsable del lugar como destino turístico. Este proyecto es solo una parte del compromiso de la sede diplomática con la zona sur del país y que complementará otras iniciativas con las que se promueve el desarrollo económico inclusivo en la región.

Este financiamiento proviene del programa Fondo de Embajadores para la Preservación Cultural, implementado por el Departamento de Estado de Estados Unidos y que desde su creación en el 2001 ha otorgado más de $55 millones para apoyar más de 870 proyectos en más de 125 países alrededor del mundo.

Según datos del Museo Nacional, el conjunto de los sitios constituye una representación adecuada de las sociedades cacicales del Delta del Diquís, así como un testimonio excepcional de las complejas estructuras políticas, sociales y productivas que caracterizaron a las sociedades jerarquizadas precolombinas.

Además de las esferas, los sitios arqueológicos contienen montículos artificiales, calzadas, áreas pavimentadas y zonas funerarias. Foto/USEmbassy

Francisco Corrales, arqueólogo del Museo Nacional, indicó que se trata de sitios “representativos de las culturas cacicales precolombinas que tuvieron su apogeo entre 300 d.C. y 1.500 d.C. en la región sur del país. Los sitios contienen montículos artificiales, calzadas y áreas pavimentadas, zonas funerarias y su rasgo más significativo es la presencia de las características esferas de piedra, que sobresalen por su perfección, su variedad de tamaño y su emplazamiento en ubicaciones especiales. Estas esferas son un ejemplo excepcional de la extraordinaria capacidad artística y técnica de las sociedades cacicales precolombinas”.

Este sitio cuenta con un lector de texto en pantalla para personas ciegas y con baja visión. Para utilizarlo seleccione el texto con el cursor del mouse y presione el ícono que aparece.

Aumentar texto

  • A  A  A  A  A