Esteban Ramírez: “Urge una ley de cine fuerte que nos dé la confianza para apostar y soñar en grande”

Ramírez recibió este 25 de mayo el Premio Nacional de Artes Audiovisuales Amando Céspedes Marín en categoría Dirección 2015

Esteban Ramírez Jiménez, el director de cine, productor y guionista de 42 años de edad que cuenta con 18 de experiencia en el medio; se parece bastante a Don Quijote, pero más que en su aspecto físico, se le parece en la férrea determinación por alcanzar sueños, aunque tenga que batirse con mil molinos de viento.

Después de algunos cortometrajes al inicio de su carrera –el primero en 1998- , dio el gran salto con el largometraje Caribe, del 2004, película que realizó con éxito sin ningún apoyo económico importante. Luego vino Gestación, en 2009, que por cinco años fue la película nacional con mayor asistencia en los cines y que logró los primeros premios internacionales de interpretación para su actriz principal; y más recientemente Presos, en 2015.

image011En el Festival de Cine Latinoamericano de Trieste, se le reconoció como Mejor Director por Caribe; en el Festival Internacional de Cine de Bogotá, también como Mejor Director, esta vez por Gestación; mientras que su última producción, Presos, fue la Mejor Película del Festival de Cine de Santander. Además, Presos ganó el Premio del Público en el Festival de Cine Latinoamericano de Trieste y el Premio a Mejor Ficción de Largometraje Centroamericano en el pasado Costa Rica Festival Internacional de Cine.

Ramírez recibió este miércoles 25 de mayo el Premio Nacional de Artes Audiovisuales Amando Céspedes Marín en Dirección 2015, “Por el uso intensivo de recursos creativos en guion, diseño y metodología de producción, dirección de actores, banda sonora y fotografía, al plasmar la particular visión cinematográfica de un universo complejo y de pertinente vigencia social, como es el mundo de los privados de libertad y su contexto”, indica el acta del jurado.

A continuación un extracto de la entrevista que le realizó la Oficina de Prensa y Comunicación del Ministerio de Cultura y Juventud.

¿Qué significa para usted este primer Premio Nacional en Dirección Audiovisual?

Es un gran honor, me siento feliz y halagado de ser el primer director de cine en obtener este premio tan importante, porque es justo para nuestro cine que tengamos ya este tipo de reconocimientos, como han tenido los demás artistas en Costa Rica, así que lo recibo como una gran responsabilidad para seguir mejorando.

¿Cuál considera es o puede ser su aporte al cine costarricense?

Por suerte amo esta profesión, por suerte tengo claro que sin trabajo no hay calidad. Creo que mis películas pueden gustar o no tanto, pero en todas hay mucho trabajo, seriedad y una combinación de tratar de entretener con temáticas que aporten, dejen algo, y eso cuesta mucho. No es que todos tengan que aspirar a ser así, pero en mi caso, esa es mi línea.

image009¿Qué significa para un cineasta nacer en un país sin tradición cinematográfica?

En principio es una limitación por la poca experiencia que existe en el país, por la falta de recursos estatales y por el mercado tan pequeño. Eso fue obvio en los años 1995 y 1996, cuando comencé en la Universidad de Costa Rica, pero siempre la dificultad tiene su gracia, hay que buscar dar el mayor esfuerzo. Al ser de los primeros que hacían cine, resultó también ser una oportunidad.

¿Cuáles son las mayores limitaciones que la creación audiovisual enfrenta hoy en Costa Rica y cuáles las oportunidades?

La oportunidad es respecto al público; como cine emergente que todavía somos, existe un gran deseo por ver nuestras historias y como no hay mucha producción nacional en televisión, el cine está comenzando a llenar ese vacío.  La limitante es que el país es pequeño y caro, aunque se ha abaratado hacer una película, sigue siendo de puestos muy especializados que no se encuentran fácilmente y toma años para realmente tener una experiencia y competir de tú a tú con el mercado internacional. Tenemos una gran desventaja en experiencia y fondos respecto a países más desarrollados de América Latina y ni hablar de otros países del primer mundo.

¿Qué le aporta el cine costarricense al país?

Primero, hay un dinero importante que se distribuye en muchos servicios y muchas personas. Segundo, con su boleto y pago el público logra vivir una experiencia fuerte; ayuda a fortalecer nuestras raíces. Y tercero, exportar y tener el nombre de Costa Rica en festivales y cadenas internacionales, lo cual no tiene precio para el país.

Finalmente, ¿qué le gustaría destacar como mensaje final?

La necesidad de fondos como El Fauno y de una ley de cine fuerte, donde el gobierno invierta a sabiendas de que también va a ganar. La tan esperada ley de cine no es un gasto, es una gran inversión. Vamos a utilizar los recursos de la mejor forma, sabiendo que nadie es infalible y que es una profesión difícil, pero que hay muchos cineastas serios en Costa Rica que quieren contar buenas historias.


Fotos tomadas del Facebook de Esteban Ramírez.

Este sitio cuenta con un lector de texto en pantalla para personas ciegas y con baja visión. Para utilizarlo seleccione el texto con el cursor del mouse y presione el ícono que aparece.

Aumentar texto

  • A  A  A  A  A