Fitch revisa las perspectivas de Costa Rica de “estable” a “negativo”, afirmó calificación “BB”

Agencia internacional de calificación de riesgo consideró menor flexibilidad ante déficit presupuestarios y creciente peso de deuda, aspectos sobre los que el Gobierno de Costa Rica había advertido

La agencia internacional de calificación de riesgo Fitch Ratings revisó la perspectiva de deuda soberana de largo plazo de Costa Rica en moneda extranjera de “estable” a “negativa” y afirmó la calificación “BB”.

Según la agencia calificadora, la decisión fue reflejo de la menor flexibilidad de Costa Rica para financiar sus crecientes déficits presupuestarios y la carga de la deuda pública, y el estancamiento institucional persistente que impide el progreso de las reformas para corregir el déficit fiscal.

6,2%

Déficit presupuestario proyectado para 2018 por Fitch

Precisamente, el Gobierno del Presidente Luis Guillermo Solís ha advertido en forma insistente de la necesidad de resolver el tema del déficit fiscal de manera sostenible y de las amenazas que representa la creciente carga de la deuda pública. Ante ello, presentó un conjunto de reformas ante la Asamblea Legislativa para mejorar la situación fiscal.

“Las perspectivas inciertas para la reforma fiscal implican grandes déficits continuados y una carga de la deuda que aumenta rápidamente”, indicó el reporte de Fitch, en el que se indica que las presiones del gasto inercial combinadas con una desaceleración cíclica en los ingresos anularon en gran parte las mejoras en la recaudación y la contención de costos lograda en el 2015 y el 2016.

Las proyecciones de Fitch suponen cierto ajuste fiscal después de las elecciones costarricenses, a través de nuevas medidas de contención de gasto y alza de impuestos, pero advierte de una alta incertidumbre en este panorama. Recuerda que anteriores esfuerzos de reforma fiscal integral fracasaron en una Asamblea Legislativa proclive al estancamiento, y que además no ha logrado superar los requisitos fijados por la Sala Constitucional.

Las demoras en abordar el desequilibrio de las finanzas aumentarán los costos, pero el panorama electoral es muy incierto: no hay claridad en el panorama, es probable que se requiera de una segunda ronda electoral, y el eventual ganador podría tener que encabezar un gobierno sin el apoyo de la mayoría de la población y con una Asamblea Legislativa más fragmentada, escenario en el cual las alianzas y los acuerdos se complicarán, especialmente si son polémicos con suelen ser las reformas fiscales.

En cuanto a las calificaciones de ‘BB’ de Costa Rica, estas son respaldadas por indicadores estructurales que son fuertes en relación con sus pares, incluidos altos niveles de ingreso per cápita, desarrollo social y estándares de gobierno.

Las calificaciones también se sustentan en el exitoso modelo económico del país centrado en las actividades de servicios y manufactura de alto valor agregado, que respalda el crecimiento sólido y las entradas de inversión extranjera directa. Las entradas de IED todavía cubren un déficit en cuenta corriente estimado en 3.2% del PIB en 2017 cómodamente. Fitch espera que las entradas de IED se mantengan relativamente firmes durante el período de pronóstico

De acuerdo con sus criterios de calificación, el comité de calificación soberana de Fitch decidió ajustar la calificación indicada por el SRM en más del rango máximo habitual de +/- tres muescas debido a la envergadura del estancamiento político intratable en Costa Rica y al aumento pronunciado de la carga de la deuda.

Este sitio cuenta con un lector de texto en pantalla para personas ciegas y con baja visión. Para utilizarlo seleccione el texto con el cursor del mouse y presione el ícono que aparece.

Aumentar texto

  • A  A  A  A  A