FMI dió aval a política monetaria de Costa Rica y reiteró urgencia de reforma fiscal

Misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) calificó de “adecuada” la política monetaria del país; insisten en que déficit fiscal requiere de un ajuste que enfatice en nuevos ingresos

La clausura de la Misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) dejó una buena nota a las acciones del Gobierno en sus políticas monetaria y fiscal, aunque sigue pendiente la advertencia de que urge realizar una reforma fiscal, ya que el tiempo corre y el riesgo de un ajuste abrupto y no gradual aumenta.

Lorenzo Figliuoli, jefe de misión del FMI, también reafirmó que hay señales de que la economía de Costa Rica muestra una recuperación. Se espera un crecimiento de un 3% para este 2015 y una mejoría para el 2016, que hace proyectar un crecimiento de la producción en un 4%.

4%

Crecimiento proyectado para producción de Costa Rica en 2016

En el informe de la clausura de la misión estuvieron presentes el Ministro de Hacienda y Primer Vicepresidente Helio Fallas, el presidente ejecutivo del Banco Central de Costa Rica Olivier Castro, el Viceministro de Hacienda Fernando Rodríguez y Mario Garza, representante regional del FMI.

Figliuoli comentó que se debía considerar la baja de la inflación, luego de décadas con tasas altas. Resaltó que es el resultado de factores externos como la baja en los precios del petróleo y materias primas, y de políticas monetarias en el ámbito interno.

“Nos parece que la política monetaria es expansionista, y es adecuada por la inflación negativa. Sin embargo, hay que mantenerse alerta, porque si la inflación repuntara, se debería considerar la necesidad de variarla”, expresó.

También indicó que se realizaron estudios para evaluar la competitividad del país en materia del tipo de cambio real, e indicó que los resultados preliminares indican que no hay problemas de competitividad en este campo. Sin embargo, resaltó que los temas se profundizarán en la misión del FMI que vendrá a Costa Rica en febrero.

Los números rojos

Las alertas se presentaron en dos campos: el déficit fiscal y la dolarización del crédito. En el primer caso, reiteraron advertencias de que se requiere un ajuste de un 3,75% del Producto Interno Bruto (PIB) de manera gradual en tres o cuatro años, mientras que en el segundo, indicaron que se debe profundizar en el riesgo que implican los créditos en dólares otorgados a personas y entidades que no generan esa divisa.

Sin embargo, Figliuoli destacó que percibieron signos positivos, tanto en las propuestas presentadas por el Poder Ejecutivo en reforma fiscal  (principalmente el paso de Impuesto de Ventas a Impuesto de Valor Agregado (IVA) y la reforma a la renta) y en la buena disposición de actores en la Asamblea Legislativa para avanzar en la reforma gradual.

No obstante, reiteró las advertencias: la reforma fiscal debería tener un mayor peso en la parte de los ingresos fiscales, por lo que se debe aumentar la recaudación. Empero, también consideran que se debe incluir un componente en la parte del gasto, tanto para aliviar el peso a los ingresos, como para darle viabilidad política.

Además, destacó que en caso de que no se concrete la reforma fiscal, el déficit seguirá creciendo y aumenta el riesgo de que se tenga que realizar un ajuste “abrupto”, en el que se tenga que recurrir a medidas que afectarán la economía y a los sectores más vulnerables.

Este sitio cuenta con un lector de texto en pantalla para personas ciegas y con baja visión. Para utilizarlo seleccione el texto con el cursor del mouse y presione el ícono que aparece.

Aumentar texto

  • A  A  A  A  A