Gestión responsable en Hacienda concretó avances en diferentes frentes de reforma fiscal

Se mejoró recaudación, se modernizó el marco legal y las herramientas de Hacienda, y se hizo un mayor control de gasto

La gestión responsable realizada desde el Ministerio de Hacienda, liderado por el Vicepresidente y Ministro de Hacienda Helio Fallas, permitió que se concretaran avances en diferentes frentes de la reforma fiscal que el país requería, y que se mejoraran de manera significativa las condiciones en diferentes campos.

Se logró una mejoría en la recaudación, se impulsó una modernización de las leyes y las herramientas hacendarias, y se hizo un mayor control del gasto.

A continuación una enumeración de varias de las mejoras y los avances en los diferentes frentes de esta reforma fiscal:

Reforma fiscal integral: Se encontró legislación desactualizada; ley de ventas es de 1982 y ley de renta es de 1988. Se planteó una agenda integral, con acciones en la reforma legal, de modernización administrativa, de mejora en la recaudación y de control de gasto. No se apostó a un solo frente, y en todos se lograron avances.

Avances significativos en reforma legal: Desde 1978 todos los Gobiernos impulsaron reformas fiscales, pero solo se lograron tres cambios significativos, en 1982, 1988 y 1997. Este Gobierno impulsó 13 proyectos en la Asamblea Legislativa, de los cuales se han aprobado ocho: cuatro expedientes vinculados con pensiones, la ley de eficiencia en la administración de recursos públicos, la lucha contra el contrabando, la lucha contra el fraude fiscal, y la ley de impuestos a las personas jurídicas. Aunque restan cinco proyectos en la corriente, se trata de un avance notable para una sola administración.

Revolución informática: EL Ministerio de Hacienda impulsó más de 15 programas que permitieron el desarrollo de nuevas herramientas tecnológicas que permitieron cruce de datos, mejor toma de decisiones y transformar las declaraciones de impuestos, eliminando filas y facilitando los procesos a los ciudadanos y a la administración.

Mejora en recaudación: Entre el 2013 y el 2017 el impuesto de la renta aumentó cerca de un punto de PIB (de 4,1% a 4,8%), lo que evidencia los esfuerzos por mejorar los controles. Los ingresos totales aumentaron alrededor de ₡1,2 millones en ese período, a pesar de que no se aprobaron los proyectos de nuevos ingresos.

Mejoró control en gasto: El crecimiento del gasto se desaceleró: pasó de crecer en dos dígitos a solo uno, de un 14% en el 2013 a un 9,1% en el 2017. Ello se logró con acciones como las Directrices para la contención del gasto y la nueva legislación sobre Caja Única, que permitió reducir las transferencias.

Remuneraciones de desaceleraron también: Las remuneraciones pasaron de crecer 7,3% en el 2013 a 7% en el 2017.

Mejoró calidad del gasto: El gasto corriente sin intereses se mantuvo en niveles similares, de 15,4% del PIB en 2013 a 15,6% en 2017. El crecimiento del gasto se explica en ese período, por el aumento de los intereses y el gasto de capital (infraestructura vial y educativa).

Eficiente gestión de deuda: Pese al problema fiscal estructural heredado, se logró gestionar la deuda para dar operatividad al Estado. Se logró aumentar el plazo de maduración de la deuda (6,8 años en 2013 a 8,2 años en 2017), se diversificó la oferta a los inversionistas, entre las acciones innovadoras realizadas.

Soluciones presentadas: Se lograron mejores condiciones, pero no son suficientes para resolver problemas estructurales. Es urgente aprobar los proyectos restantes sobre modernización del sistema tributario, de responsabilidad fiscal y control de gasto, que ya están en la Asamblea Legislativa.

Este sitio cuenta con un lector de texto en pantalla para personas ciegas y con baja visión. Para utilizarlo seleccione el texto con el cursor del mouse y presione el ícono que aparece.

Aumentar texto

  • A  A  A  A  A