Historias detrás de las mujeres que integran el gabinete de la República

Ocho colaboradoras del Presidente que asumen responsabilidades de primera línea se han forjado con su propio esfuerzo

Cada una desde su área, ha sobresalido a lo largo de su vida profesional, siendo el perfeccionismo y el ímpetu características que las definen de muy buena manera. Todas sin excepción, incursionaron en el campo laboral a muy temprana edad y gracias a sus destacables aptitudes fueron escalando hasta ejercer cargos de decisión. Usted las observa, escucha o admira casi siempre desde un podio, en una actividad pública o detrás de la pantalla de su televisor, en la radio o las lee en un periódico, pero pocos conocen cuál es la historia y pensamiento detrás de cada una estas mujeres que ahora  integran el gabinete de la República de Costa Rica.

En honor al Día Internacional de la Mujer, en esta edición especial de GobiernoCR acercamos a nuestros lectores con las jerarcas de Gobierno.

Mercedes Peñas Domingo

Primera Dama de la República

A pesar de nacer en España, su vida laboral inició en Costa Rica en el año 1992, con un trabajo de medio tiempo que le permitiría terminar su tesis de maestría.

Sin embargo, antes de comenzar con su carrera como profesional, su primer trabajo lo obtuvo a los 18 años como vendedora en temporada navideña en un almacén de España llamado el Corte Inglés; su único objetivo era comprar una raqueta  de tenis. “Mi padre consideró que no la necesitaba porque yo ya tenía una (raqueta) así que me dijo que si yo quería otra tenía que trabajar para ello”.

La Primera Dama relaciona el éxito con la posibilidad de desempeñarse en lo que a uno le gusta. “Poder trabajar en algo que te aporta todos los días y te apasiona, para mí  eso es éxito y si además lo puedes combinar con tu vida personal, como yo lo hago, es maravilloso”.

Peñas considera que ocupar puestos de  jerarquía significa una responsabilidad muy grande, pero también opina que es una oportunidad de trabajar en equipo para tomar la decisión más oportuna.

Se describe como una persona muy puntual, exigente, le gusta que se haga el mejor esfuerzo para hacer bien las cosas, conversar con el equipo para que entiendan lo que espera y así evitar frustraciones personales y trabajos adicionales; además es exigente y le gusta que las personas no se encasillen, de manera que piensen en enfoques diferentes que aporten cosas nuevas en la cotidianidad del trabajo.

Como Primera Dama, asumió el desafío de dirigir Tejiendo Desarrollo, programa con el que trabaja para disminuir las desigualdades en los territorios. Mediante la organización y la articulación de las instituciones públicas, el sector privado, los gobiernos locales y las organizaciones sociales, se gestan proyectos que responden a las necesidades de las personas y las comunidades, y se impulsa la descentralización.

Ana Helena Chacón Echeverría

Vicepresidenta de la República

Su primer trabajo formal fue a los 21 años como cajera en una tienda donde vendía postales, recuerda que en ese entonces ganaba aproximadamente unos dos mil colones por hora.

Se describe como una persona absolutamente positiva, cree en los demás y le gusta impregnar esa pasión en las personas que trabajan con ella.

Impactar la vida de las personas para que tengan una mejor calidad de vida, es su estandarte.

Desde sus inicios es una activista defensora de los derechos humanos, cree fuertemente en la búsqueda de la igualdad social y la justicia.  El primer cargo que ocupó en la función pública fue como Presidenta del Consejo Nacional de las Personas con Discapacidad, donde aprendió a gerenciar instituciones, también fungió como directora del Triángulo de la Solidaridad, una estrategia para reducir de la pobreza, además fue Viceministra de Seguridad, diputada, Comisionada de Naciones Unidas para personas con VIH/SIDA, entre otros. Admite que no es fácil desempeñarse en puestos de jerarquía en un país donde todavía existe el machismo, pero eso no ha significado obstáculos para alcanzar sus objetivos.

“Creo en el liderazgo como una forma de enamorar a quienes están alrededor de uno. Una líder tiene que ser una persona que sea consecuente con lo que dice y lo que hace en su vida personal, para ganarse el respeto de las personas. Por otra parte, cree que que un líder debe saber imponer, dirigir, tener mano firme cuando es necesario, pero especialmente saber negociar y convencer”.

La Vicepresidenta es la coordinadora de la política social, que articula como presidenta del Consejo Presidencial Social, y en la dirección de la estrategia Puente al Desarrollo, la punta de lanza de la administración Solís Rivera para combatir la pobreza y la desigualdad social.

Alejandra Mora Mora

Ministra de la Condición de la Mujer

Confiesa que ha tenido que creérsela para llegar a ser una líder, convencerse de su preparación y tener pasión. Aunque también admite que desempeñarse en puestos de jerarquía siempre es un reto, un buen humor y adaptarse a las necesidades de los demás son aspectos clave para poder avanzar en la vida profesional.

A sus 26 años, recién egresada de la universidad, inició su carrera profesional en el Ministerio de Justicia como jefa del departamento legal y directora nacional del Instituto de Criminología en la parte jurídica.

Está convencida de que la carrera profesional se construye todos los días.

En la actualidad, como Ministra de la Condición de la Mujer, es la Presidenta Ejecutiva en la Junta Directiva del Instituto Nacional de la Mujer (INAMU).

Cecilia Sánchez Romero

Ministra de Justicia y Paz

“Recuerdo que una vez yo concursé para un cargo de Jueza de Instrucción y uno de los magistrados de la Corte me dijo – ese es un puesto muy complicado para una mujer, por qué mejor no pide ser secretaria que es más afín con las mujeres- a lo que por supuesto contesté que yo no nací para estar recluida en una oficina, ni sometida porque no tenga capacidad”, la actual Ministra terminó ocupando dicho cargo.

Doña Cecilia se describe a sí misma como una persona intensa, mandona, decidida, vehemente y luchadora hasta el fin por las cosas en la que cree, asegura que jamás podría hacer algo en lo que no crea.

Inició su carrera profesional en el Poder Judicial, siendo estudiante de la facultad de derecho y una vez graduada pasó a un puesto de jefatura.

“Yo tengo convicciones muy firmes y las defiendo a morir”.

Como Ministra de Justicia y Paz, ha desarrollado una labor en la que los derechos humanos ocupan un lugar fundamental y por implementar soluciones para la crisis penitenciaria.

Geannina Dinarte Romero

Ministra de Economía

Dice que su juventud es un arma de doble filo (tiene 34 años), manifiesta que hasta el día de hoy su corta edad en un puesto de jerarquía le impone barreras todos los días difíciles de enfrentar, pero no imposibles.

“Todos los días alguien me pregunta cómo es que yo estoy en este puesto si soy tan joven y me dicen que este no es un mundo en el que debería estar una persona de mi edad. Así que parece que, lamentablemente, todos los días tengo que justificar por qué tengo las competencias para estar donde estoy”.

Al describir como ha sido su actitud ante dichos cuestionamientos es entendible su éxito, muy disciplinada y hasta testaruda. Asegura que desde siempre tuvo ansias de aprender y conectar con personas de las cuales podría absorber sus conocimientos.

Desde el Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC) ha desarrollado una intensa labor de impulso para las micro y pequeñas empresas del país, que son parte fundamental del sector productivo.

Olga Marta Sánchez Oviedo

Ministra de Planificación

En su carrera profesional destaca que en varias ocasiones fue la primera mujer en ocupar el puesto, enfrentando en varias circunstancias los prejuicios de quienes pensaban que las decisiones, en realidad, eran tomadas por un hombre que era su subalterno. Por ejemplo, fue la primera mujer decana de la facultad de ciencias sociales de la Universidad Nacional (UNA).

A la temprana edad de 21 años inició dando clases en la Universidad de Costa Rica y la Universidad Nacional y con todo lo que conlleva, poco a poco fue ganándose el reconocimiento de sus alumnos y compañeros.

“Las mujeres tenemos una forma particular de ejercer nuestro roles, no necesitamos adoptar patrones masculinos, sino que desde nuestras características propias de mujer podemos ocupar puestos de relevancia y de mando”.

En el Mideplan, ha permitido desarrollar aspectos estratégicos de la planificación, como los métodos para evaluación que se utilizan para el Plan Nacional de Desarrollo, para hacerlo más transparente y eficiente.

Carolina Mauri Carabaguias

Ministra del Deporte

Desde los seis años de edad practica la natación, un deporte que le ha enseñado que la disciplina es clave para alcanzar lo que se quiera en la vida. Hasta la fecha continúa combinando su carrera profesional con este deporte como nadadora máster, categoría de la Federación Internacional de Natación en la que compiten las personas mayores de 25 años.

Estudió derecho en la Universidad de Costa Rica especializándose en el campo de derecho ambiental. Llegando a ser oficial de cambio climático de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y dirigió la coordinación de programas de cambio climático, como oficial de cambio climático en la Embajada de Estados Unidos.

Tener metas concretas y trabajar duro para alcanzarlas, es su convicción.

Su labor como Presidenta del Instituto Costarricense del Deporte y la Recreación (ICODER) la lleva a impulsar el desarrollo de las políticas para impulsar esta actividad.

Sylvie Durán Salvatierra

Ministra de Cultura y Juventud

Actriz de profesión, empezó muy joven en la música y el teatro; desde los 17 y por los siguientes 20 años continuó haciendo arte.

A su criterio el liderazgo se alcanza con un equilibrio al que denomina “peculiar”, sobretodo tomando en cuenta que su campo requiere de un fuerte trabajo en equipo.

Doña Silvie está segura de que la humildad permite llegar más lejos que la soberbia entendiendo que cada persona es importante en un equipo.

Se considera trabajólica y con un gran respeto por sus colegas.

Al frente del Ministerio de Cultura, le ha correspondido enfocar esta vocación artística y de trabajo para impulsar estas áreas.

Sonia Marta Mora

Ministra de Educación

“Mi primer día de trabajo fue el primer día de clases,  cuando me incorporé como profesora de español, en el Colegio Vespertino de Ciudad Neilly. Esa experiencia cambió mi vida para siempre, me dio la oportunidad de conocer el sistema educativo desde adentro, de asimilar las posibilidades que tiene la educación para transformar la vida de las personas”.

Inició muy joven la carrera de literatura en la Universidad de Costa Rica y tuvo la oportunidad de obtener un Doctorado en Semiología en Francia. Posteriormente, estudió en París y Montpellier durante cinco años. “La experiencia de estudiar en el extranjero fue sumamente enriquecedora, no solo intelectualmente, sino también en el ámbito personal”.

Su liderazgo lo atribuye al apoyo de sus papás, Ernesto Mora y Anny Escalante, y su abuela Eduviges Wiepking, quienes, según cuenta, la educaron para romper con el machismo y estar dispuesta a ocupar puestos que, históricamente, estaban reservados para hombres.

Desde adolescente fue un buen modelo a seguir, lo que se reflejó cuando sus compañeros la escogieron como presidenta del gobierno estudiantil del Colegio Saint Claire.

Su gestión en el MEP se ha destacado por la reducción de la exclusión estudiantil y una histórica inversión en infraestructura educativa.

Este sitio cuenta con un lector de texto en pantalla para personas ciegas y con baja visión. Para utilizarlo seleccione el texto con el cursor del mouse y presione el ícono que aparece.

Aumentar texto

  • A  A  A  A  A