ICE proyecta reducir uso de energía térmica de 10% a 3% en 2015

La diversificación de las fuentes limpias posibilitó un encendido mínimo de las instalaciones térmicas en primer cuatrimestre del año

En los primeros 75 días de 2015, el empleo de hidrocarburos para generar electricidad en Costa Rica fue nulo. A partir del 17 de marzo, el ICE encendió sus plantas de diesel y búnker únicamente de manera complementaria. Esta producción estratégica ha permitido proyectar una disminución sustancial de combustibles fósiles en la matriz eléctrica nacional. Se espera que solamente llegue a 2,9% en 2015; durante 2014 abarcó 10,31%.

La planificación para contar con una capacidad instalada y aprovechar las condiciones lluviosas de los meses recientes constituirá, cuando concluya diciembre, un ahorro de ₡94.000 millones para el país, según datos de Centro Nacional de Control de Energía (CENCE).

₡94 mil millones

Ahorro proyectado en 2015  por reducir uso de energía térmica

Según los datos del 2014, la matriz energética estuvo compuesta por un 10% de energía térmica. La hidráulica representó un 66,4%, la geotérmica un 15,2%, la eólica un 7,2%, la biomásica un 0,8% y la solar apenas un 0,01%.

Sin embargo, las fuentes renovables están siendo impulsadas. Dentro de esa misma visión de aprovechamiento de fuentes limpias, en dos años, Costa Rica pasará de tener 193 MW generados en plantas movidas por el viento a 393 MW; es decir, duplicará esta porción.

Son nueve proyectos adicionados al Sistema Eléctrico Nacional (SEN), de los cuáles uno −Tilawind− ya funciona y suministra 20 MW. Los ochos restantes están en construcción y entrarán a la red en los próximos 24 meses.

La generación de energía solar también recibirá más corriente. El ICE convocó el 27 de marzo un concurso para contratar a generadores privados para el desarrollo de dos plantas solares fotovoltaicas de 5 MW cada una. Además, construirá una propia, de la misma potencia, con financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Estas adquisiciones significarán pasar de 1 MW −potencia actual− a 16 MW provenientes de energía en parques solares.

Panes solares en Ñari Ñak
Aborígenes de Ñari Ñak, en Alto Chirripó de Turrialba, colaboran con trabajadores del ICE en la instalación de paneles solares para llevar electricidad a la escuela y al centro médico. Fotos cortesía del ICE

Adicionalmente, el instituto prosigue con su plan de electrificación rural, que ya ha colocado 3.840 paneles solares y programa añadir 1.000 a 2018. Esto representa 2.977 familias beneficiadas −ubicadas por debajo del nivel de pobreza− y una inversión que ronda los ₡4.020 millones.

El componente de energía geotérmica mantiene seis plantas funcionando, pero este recurso está limitado por la legislación que existe sobre parques nacionales, por lo que actualmente no hay inversión para nuevas estructuras.

El principal componente, el hidráulico, recibirá un nuevo impulso con 300 MW en el 2016, cuando está proyectado que empieza el aporte del proyecto Reventazón, tras una inversión de $1.400 millones. Otra iniciativa, para la planta de Diquís, se encuentra en la fase de viabilidad.

Este sitio cuenta con un lector de texto en pantalla para personas ciegas y con baja visión. Para utilizarlo seleccione el texto con el cursor del mouse y presione el ícono que aparece.

Aumentar texto

  • A  A  A  A  A