La dura labor de arrancar la pobreza de la zona rural

Trabajo articulado entre INDER, Dinadeco, IFAM, Ministerio de Trabajo, entre otras, lograron revertir una tendencia al alza después de cuatro años de estancamiento y un fuerte repunte en el 2014

La pobreza tiene raíces más profundas en la zona rural: alrededor de seis puntos porcentuales arriba del registro de la pobreza promedio del país. Por ello, la lucha para arrancarla del campo es más severa.

Faena dura, pero no imposible. En la presente administración se lograron descensos importantes en la pobreza rural: se pasó de 30,3% de familias pobres en el 2014 a un 25,7% en el 2016. Según los datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), se trata de los registros más bajos desde el 2010.

Las acciones de las instituciones gubernamentales permitieron que miles de familias históricamente excluidas y abatidas por las más difíciles condiciones, hoy, tengan una nueva vida.

4,6

Reducción de pobreza rural en puntos porcentuales desde 2014

En la reciente Encuesta Nacional de Hogares del INEC, se detalló que el porcentaje de pobreza en las comunidades del campo pasó de 27,4% en el 2010 a 25,7% en el 2016. Esto después de que durante cuatro años las cifras se estancarán con poca variación y un resbalón en el  2014 que lo llevó al 30,3%.

Ese año, la diferencia entre pobreza urbana y rural casi fue de 8 puntos, por encima de los 6 puntos promedio anteriores; es decir, crecía como mala hierba. Sin embargo, la reducción del 2015 y 2016 segó esa brecha a tan solo 5,2 puntos porcentuales. Una vez más, es el menor registro en siete años.

CUADRO 6

¿Cómo se logró?

Luego de una serie de estrategias y una debida articulación de las entidades estatales, la administración Solís Rivera logró revertir las tendencias al alza.

Un proyecto del Instituto de Desarrollo Rural (INDER) permite que en la actualidad 500 personas en total tengan un trabajo temporal o permanente, con la relevancia de que el 80% de esos empleos corresponden a mujeres.

Inversión social creció un 14% en el último año

Se trata del programa de centros de procesamiento y mercadeo de alimentos (CEPROMA), que consiste en que la institución otorgue un permiso de uso a las asociaciones de pequeños productores sin cobrar arrendamiento, para que en las instalaciones se realice todo el proceso postcosecha de granos básicos y otro tipo de productos agrícolas para consumo humano, así como derivados para los animales, para posteriormente comercializarlos.

En esa línea de recuperar la agricultura, la administración Solís Rivera también abonó al rescate del Consejo Nacional de Producción (CNP). El Programa de Abastecimiento Institucional (PAI) fue rescatado de la quiebra. Esta Administración lo recibió con deudas por ₡3.200 millones. El año 2014 cerró con ventas por ₡23 mil millones y el 2015 por ₡27 mil millones. Para este 2016 cerrará con ventas por ₡35 mil millones.

Por su parte, la Dirección Nacional de Desarrollo de la Comunidad (Dinadeco) apunta a un cambio de paradigma enfocado en que las organizaciones comunales ejecuten actividades productivas que se traduzcan en más y mejores trabajos.

zapato rotoEl mayor impacto se genera en las zonas tradicionalmente excluidas que en su mayoría se concentran fuera del Gran Área Metropolitana (GAM). En el último año Dinadeco invirtió ₡1.778 millones en deporte y recreación para el mejoramiento calidad de vida de la gente y ₡4.146 millones en infraestructura vial en todo el país; sin embargo, su norte son las familias más vulnerables.

“Las organizaciones de desarrollo comunal trazan rutas de desarrollo que permiten impactar de manera positiva las comunidades que representan. Su labor fundamental es la reducción de la pobreza”, indicó Harys Regidor, Director de Dinadeco.

Asimismo, muchas de las iniciativas del Ministerio de Trabajo van dirigidas a las áreas rurales y otros programas como “Banca para el Desarrollo colocó una cifra histórica de su apoyo en la agricultura, más del 60% específicamente se dirigió a ese sector”, precisó Carlos Alvarado, Ministro de Trabajo.

Específicamente, la región Brunca y la Chorotega son las zonas en las cuales más cantidad de costarricenses lograron salir de las difíciles condiciones vulnerables en las que vivían. En el caso de la Brunca, se pasó de 35,4% de pobreza a 31,2% en el último año, y la Chorotega pasó de 27% a 23,6%.

El Gobierno ha sido enfático en mencionar en reiteradas ocasiones que si bien es cierto la contribución económica es importante, la tarea se centra en que las familias consigan las herramientas necesarias para que eventualmente logren subsistir por sus propios medios.

IMAS invirtió ₡21 mil millones en zonas rurales

En ese sentido, 231 familias recibieron financiamiento para la creación, fortalecimiento y comercialización de actividades productivas de tipo agropecuaria, industrial, producción de bienes y servicios, entre otras; El IMAS ejecutó alrededor de ₡194 millones con el fin de mejorar la situación socioeconómica de esas familias.

Durante el último año la inversión social por parte del Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS) en la región Brunca y Chorotega fue de ₡11 mil y ₡10 mil millones respectivamente, con los cuales se atendió en conjunto a más de 45 mil familias. Eso significó que del 100% de los recursos provenientes del IMAS, un 12,48% se destinó para ayudar a los vecinos de Brunca y un 11,22% a Chorotega.

No son las únicas acciones, pero ayudan a dimensionar cómo la dura faena de arrancar la pobreza de la zona rural es posible.

Este sitio cuenta con un lector de texto en pantalla para personas ciegas y con baja visión. Para utilizarlo seleccione el texto con el cursor del mouse y presione el ícono que aparece.

Aumentar texto

  • A  A  A  A  A