Las bases de un puente nuevo sobre el río Virilla

Obras en el puente de la General Cañas sobre el río Virilla no se limitan al arreglo de una platina. Se construye un puente nuevo, sobre una estructura con 56 años de funcionamiento

El puente sobre el río Virilla en la autopista General Cañas fue construido en la década de los 60. En ese entonces, la flota vehicular de Costa Rica era de unos 12.000 vehículos; en la actualidad, esa flota superan las 1.300.000 unidades.

Los flujos vehiculares de 90 mil a 100 mil vehículos por día que utilizan el puente están más que superados por un puente de 160 metros de extensión que no recibió prácticamente ningún soporte ni mantenimiento por casi medio siglo, hasta que en el 2008 se presentó la falla en la platina. Desde entonces, se destinaron más de $10 millones solo para tratar de corregir esa lámina de metal que cubre la junta de expansión en el puente, sin éxito.  Ante estos esfuerzos fallidos para arreglar una platina, la administración Solís Rivera optó por una solución integral: sobre la vieja estructura, se construye un nuevo y más amplio puente.

No se trata solo de reparar una platina. La solución integral pasa por reforzar los cimientos desde las bases, para adaptar la estructura a las nuevas necesidades. Durante décadas, las regulaciones sísmicas han cambiado y han evolucionado, las cargas que soporta el puente han aumentado su peso y frecuencia, y por ello se debían intervenir y fortalecer los dos bastiones  (una en cada extremo) y las tres pilas (columnas) que soportan la estructura.

No solo deben adaptarse para la nueva realidad sísmica, sino preparar la ampliación de cuatro a seis carriles. Esto es parte de la adaptación a las realidades de Costa Rica medio siglo después, en el que el flujo vehicular demanda más espacio, mayores cargas. Y también esto implicó que la ampliación, que arrancó en febrero del 2015, debía incorporar tanto el refuerzo por años de desgaste, como la capacidad de soportar la ampliación de la estructura.

Estas labores de reconstrucción de las bases ya han alcanzado un 95% de sus obras. Una vez terminadas, dan paso a la siguiente fase: el cambio en toda la superficie de ruedo del puente. Se debe demoler la loza actual, quitar la rejilla por completo y colocar las lozas prefabricadas de concreto, cubrirlas con carpeta asfáltica y colocar las nuevas juntas de expansión.

Las obras de remodelación permiten un aumento en más del doble en la capacidad estructural de carga, de 18 a 41 toneladas, y un aumento de más de diez veces de resistencia en la capacidad sísmica.

La visión integral de modernizar el paso sobre el Virilla también se aprecia en la ampliación de otros puentes, que se están realizando o están en marcha. En el tramo Pozuelo-Jardines del Recuerdo se construyen dos puentes para sustituir el viejo puente y pasar de dos a cuatro carriles, y también se planteó la construcción de puentes que ampliarán los carriles en la ruta 32 (de tres a cinco carriles) y en Belén (de dos a cuatro carriles).

 

Este sitio cuenta con un lector de texto en pantalla para personas ciegas y con baja visión. Para utilizarlo seleccione el texto con el cursor del mouse y presione el ícono que aparece.

Aumentar texto

  • A  A  A  A  A