Las diez advertencias de la OCDE que Costa Rica no puede ignorar

La evaluación económica realizada por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo confirmó sospechas y derribó mitos. El país debe prepararse para cambios postergados si quiere ingresar al club de los países desarrollados

La evaluación de Costa Rica realizada por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), divulgada el pasado 15 de febrero, permite corroborar situaciones que ya se conocían, como el que el país tiene indicadores de bienestar comparables con niveles de la organización, pero también desnudó algunos de los mitos bucólicos de la Costa Rica igualitaria, con una educación por divisa distintiva.

La revisión económica de la OCDE no tuvo grandes sorpresas, pero si fue un llamado de atención. Si el país pretende ingresar al llamado club de los países ricos, que en realidad es la puerta para el ejercicio de comparar y compartir las mejores prácticas para alcanzar el desarrollo, deberá redoblar esfuerzos.

El diagnóstico realizado por la OCDE evidencia que el bienestar alcanzado por el país es alto en campos que van de la salud a la educación y seguridad, con una esperanza de vida que es alta y un país que es atractivo para la inversión, con un alto desempeño en la gestión de recursos naturales. Sin embargo, hay áreas que deben atenderse si el país quiere concretar la aspiración que arrancó en la gestión de Laura Chinchilla y que el gobierno del Presidente Luis Guillermo Solís pretende materializar.

A continuación, diez de las advertencias que se desprenden del informe de la OCDE y que deben atenderse para pensar en la adhesión a la organización.

1) Hay que resolver la crisis fiscal: El déficit está creciendo rápidamente y puede convertirse en un problema inmanejable. En el pasado, coyunturas favorables y el endeudamiento público minimizaron el efecto, pero llega a niveles críticos. Aunque hay sectores que dicen lo contrario, los ingresos fiscales son bajos (menos de 25% del PIB frente a un promedio del 35% en OCDE), por lo que se debe reducir un 2% el déficit mediante una reforma fiscal, combate a la evasión, reducir exoneraciones y contener el crecimiento de los gastos.

2) Se debe mejorar la eficiencia en el gasto público: Se debe introducir la presupuestación basada en resultados, en lugar de la sola ejecución de las partidas. Además, se debe fortalecer la autoridad del Ministerio de Hacienda para controlar el gasto global.

3) Fortalecer la política monetaria: Es posible fortalecer la independencia del Banco Central y fortalecer la efectividad de la política monetaria con reformas legales.

4) Mejorar la competitividad, particularmente en el sector bancario: OCDE considera que la competencia no es fuerte y que el papel de las empresas propiedad del Estado es generalizado. Recomienda adoptar las directrices de la OCDE para la gobernanza corporativa de las empresas estatales, y especialmente en el ámbito bancario, acelerar la adopción de los principios de Basilea III, publicar los resultados de la prueba de estrés de los bancos y crear un sistema de garantía de depósitos que cubra a todos los bancos.

5) Hay que enfrentar la desigualdad: OCDE llama la atención porque se debe lograr un crecimiento más inclusivo. En la actualidad, el 10% más rico gana 32 veces más que el 10% más pobre. Además, la pobreza tiene 20 años de permanecer estancada. Se deben buscar acciones para reducir la desigualdad. También se deben simplificar la estructura de salarios mínimos y hacer cumplir la ley en esta materia.

6) Se debe mejorar la participación de la mujer en el mercado laboral: Se debe analizar la forma de aumentar la oferta de servicios de cuido y educación infantil financiados con fondos públicos, con el fin de facilitar una mayor presencia femenina en el mercado laboral. Esto debido al alto porcentaje de mujeres que debe dedicarse a cuidar niños de manera no remunerada.

7) Se debe reducir la informalidad en el empleo: Solo en el 2014, el empleo informal pasó de ser el 42 al 45% de la población ocupada; es decir, casi representa la mitad del empleo. Se trata de una tendencia que viene en aumento desde el 2012, con niveles de crecimiento por encima del empleo formal. Se require de una estrategia integral en esta materia, fortaleciendo la observancia de las leyes, reduciendo cargas administrativas a la actividad empresarial y capacitando a los sectores más vulnerables para que puedan convertirse en trabajadores formales.

8) Hay que elevar las notas de la educación: A pesar de la alta inversión en educación (se pasó del 6 al 8% del PIB en reforma constitucional de 2011) los resultados no corresponden con la cantidad de recursos utilizados. Costa Rica reporta pocos niveles de adultos con educación secundaria terminada, y eso se traslada a personas con poca preparación para ir al mercado laboral. En este campo se debe establecer una mejora de los resultados educativos como principal meta para las políticas adoptadas, con énfasis en mejorar los resultados de los centros educativos y los estudiantes menos favorecidos.

9) Hay que mejorar la productividad: La baja productividad y las barreras a la actividad empresarial frenan la convergencia de los ingresos. Es necesario fortalecer el diseño institucional para alinear las políticas que impulsen la productividad; se debe impulsar el rol del Consejo Presidencial para la Competitividad, y mejorar el entorno empresarial.

10) Se debe acelerar en el área de infraestructura: La infraestructura de transporte es deficiente debido a un marco institucional complejo, se requiere una simplificación legal e institucional en este campo.

Este sitio cuenta con un lector de texto en pantalla para personas ciegas y con baja visión. Para utilizarlo seleccione el texto con el cursor del mouse y presione el ícono que aparece.

Aumentar texto

  • A  A  A  A  A