Ministerio de Vivienda presenta compendio estadístico del sector vivienda

Enlace en MIVAH permite acceder a panorama económico y social del sector

A partir del 7 de febrero, todas las personas que deseen información relacionada con el sector vivienda podrán revisar en la página web del Ministerio de Vivienda y Asentamientos Humanos (MIVAH), en la sección Biblioteca/Estadísticas, los indicadores incluidos en el Informe Estadístico “Reporte socioeconómico y de vivienda en Costa Rica 2016”, preparado por esta institución.

En dicho documento se muestra el panorama económico y social costarricense del sector vivienda y en particular de los programas del Sistema Financiero Nacional para la Vivienda (SFNV); con base en información generada por el Banco Hipotecario de la Vivienda (BANHVI), el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) y el Banco Central de Costa Rica (BCCR).

₡94.423 millones

Inversión en bonos de vivienda en 2016

El informe 2016 consta de cuatro capítulos, en los cuales se describe el panorama económico nacional con énfasis en los indicadores de interés para el sector construcción y vivienda y las estadísticas de la construcción residencial en el país.

En el tercer capítulo se presentan las estadísticas del SFNV y en el cuarto apartado, la situación de la vivienda en Costa Rica e indicadores para el seguimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) e Índice de Pobreza Multidimensional (IPM).

Según explica el Ministro de Vivienda y Asentamientos Humanos, Rosendo Pujol, el Compendio Estadístico 2016 contiene información que le permite a la población en general contar con una herramienta esencial para la toma de decisiones e incluso puede fomentar la discusión pública respecto a los temas relacionados con el sector vivienda.

Dentro de los aspectos a destacar del compendio está que el IPM mostró una mejoría, pues el porcentaje de hogares en condición de pobreza multidimensional pasó de 25,9% en el año 2010 al 20,5% en 2016, esto equivale a 26.968 hogares menos en condición de pobreza.

El IPM es una herramienta para la medición de la pobreza que identifica las necesidades que afectan a las personas en esa condición, más allá del ingreso económico. Incorpora 5 dimensiones: educación, salud, vivienda y uso de internet, trabajo y protección social.

En cuanto a otros resultados del análisis realizado, los indicadores asociados a la estructura y servicios de la vivienda (mal estado del techo o el piso, hacinamiento, mal estado de las paredes exteriores, sin eliminación de basura, sin servicio de agua y sin eliminación de excretas) mostraron mejoría, en los años de 2010 al 2016.

Respecto a la Tasa Básica Pasiva (TBP), que es la que emplean las entidades financieras como referencia para los créditos de vivienda en colones, en el año 1996 dicho indicador era de 24,15% y se ha reducido en 18,97 puntos porcentuales (pp) al 2016.

En la última década, el año con mayor TBP promedio fue 2009 con 11,05%, y la menor en el 2016 con 5,18%, lo que genera una disminución en el monto de pago de intereses para las familias con créditos de vivienda y créditos en general, a la vez que incentiva la solicitud de financiamiento para la adquisición de vivienda.

Por otra parte, al mes de diciembre del 2016, la Administración Solís Rivera entregó 29.183 bonos, cifra superior a la de la administración anterior. Si se incorporara el año 2017, la cantidad de bonos sería la cifra más alta de los últimos cinco gobiernos.

En el 2016, la inversión en bonos fue de ₡94.423 millones, es decir, 11,5% más alta que en el 2015 y la más alta en la historia del Sistema Financiero Nacional para la Vivienda, aún después de ajustarla por inflación.

Es importante destacar la manera en la que se ha distribuido la inversión de bonos entre los estratos de ingreso. Los montos de los bonos dirigidos a familias de estratos 1, 2 y 3 se han incrementado, pero en proporciones distintas. En el estrato 1 el cambio de 1988 al 2016 fue de un 137%, en el estrato 2 el cambio correspondiente fue de 151%, en el estrato 3 el promedio fue mayor en 59% durante el mismo periodo de tiempo.

Respecto a los bonos otorgados en cada cantón por cada mil habitantes, se puede indicar que Buenos Aires, tuvo nueve bonos, con lo que se convirtió en el cantón con mayor cantidad de bonos por habitante, Upala es el segundo con 8,7 bonos y posteriormente Guácimo y Pococí (sus valores fueron 8,4 y 7,9 respectivamente). Esto muestra el aporte del SFNV en la entrega de bonos para los cantones de menores ingresos.

Por último, respecto a los bonos entregados según tipo, entre los años 1987 al 2016, se puede observar que los bonos de Lote y construcción han disminuido, mientras que los bonos entregados para Construcción en lote propio y construcción en primera y segunda planta y los de Ampliación, Reparación, Mejoras y Terminación (RAMT) se han incrementado. El bono de compra de vivienda existente ha tendido a decrecer desde el año 2012.

El Ministro Pujol reiteró que espera que dicho compendio estadístico, le brinde información valiosa a la población costarricense para la toma de decisiones o para el desarrollo de acciones que puedan requerir una visión general del sector vivienda.

Este sitio cuenta con un lector de texto en pantalla para personas ciegas y con baja visión. Para utilizarlo seleccione el texto con el cursor del mouse y presione el ícono que aparece.

Aumentar texto

  • A  A  A  A  A