“No toleraremos más bloqueos de carreteras”

Mensaje del presidente Luis Guillermo Solís, tras los bloqueos de los porteadores.

El país se enfrenta hoy a dos emergencias nacionales simultáneas: nuestros hermanos y hermanas del Caribe sufren el impacto de las lluvias, y en Guanacaste, la sequía azota las pampas y causa sufrimiento a las familias y sus animales. Además, una nueva onda tropical se acerca al país y amenaza con causar más inundaciones y dolor.

Mientras Costa Rica responde a las necesidades de vida o muerte de nuestros habitantes, un grupo de porteadores, haciendo gala de absoluto desdén por la ley, y sin espíritu de solidaridad, se han lanzado a las calles a bloquear rutas que son indispensables para garantizar el acceso a hospitales, puertos, centros de trabajo, muchos de ellos precisamente en las zonas más afectadas por las inundaciones y por la sequía.

Esta tarde, en medio de la intransigencia de algunos dirigentes, los servicios de rescate tuvieron dificultades para atender un accidente ocurrido ocurrido en Villa Bonita de Alajuela. Dos adultos murieron y dos niños resultaron gravemente heridos. Uno de los menores debió ser trasladado en helicóptero debido a los problemas en la ruta, 0riginados por la protesta. Médicos del Hospital Nacional de Niños denunciaron el atraso sufrido en la atención de este menor inocente.

Los porteadores acusan al Gobierno de ser insensible con sus demandas. La realidad es otra. El Consejo de Transporte Público acató la semana pasada una resolución de la Procuraduría General de la República, según la cual  la cifra máxima de los porteadores debe corresponder al 30% de la flotilla de taxis rojos. En acatamiento de esa resolución, unos 1.238 vehículos de los porteadores quedaron sin permiso  y esa es la razón de su protesta.

Hemos mantenido una actitud siempre abierta al diálogo y la seguimos manteniendo.  Sin embargo, los representantes de los porteadores con quienes el Gobierno negoció hoy por muchas horas, exigieron que les garantizáramos que no iban a haber multas para quienes transportaran personas sin los debidos permisos.

Simplemente, no podemos comprometernos a romper la ley, y mucho menos hacerlo cediendo a presiones indebidas y menos en un momento tan delicado como el actual, cuando dos terceras partes del territorio nacional y sus pobladores se encuentran gravemente amenazados por una de las mayores crisis climáticas de su historia reciente.

Quiero expresarme con absoluta claridad. El Gobierno de la República respeta el derecho de cualquier persona de protestar, según lo garantiza la Constitución Política; sin embargo, he girado instrucciones terminantes a nuestras fuerzas policiales y de tránsito de no tolerar más bloqueos en las carreteras, bloqueos que amenazan a la mayoría de las y l0s costarricenses, que afectan a la economía nacional y se convierten en peligrosos obstáculos a los vehículos de emergencia, cuyo libre paso debe garantizarse en un momento de tanta vulnerabilidad como el presente.

El Gobierno acepta el diálogo, pero con respeto para los derechos de todas las personas. Somos un Gobierno comprometido con oa defensa de los derechos humanos y con el respeto de la ley; por esa razón, solicito con todo respeto a los porteadores que se abstengan de continuarr con los bloqueos.

Costa Rica así lo exige; Costa Rica así lo demanda.

Este sitio cuenta con un lector de texto en pantalla para personas ciegas y con baja visión. Para utilizarlo seleccione el texto con el cursor del mouse y presione el ícono que aparece.

Aumentar texto

  • A  A  A  A  A