Nuevas personas cogestoras se suman a la atención de familias en extrema pobreza

200 personas trabajan en la atención social de las familias de Puente al Desarrollo

Con el fin de avanzar a la II Fase de la Estrategia Puente al Desarrollo y seguir contribuyendo a la reducción de la pobreza, 40 nuevas personas cogestoras se suman al grupo de 162 personas que realizan una intervención integral y personalizada en los distritos donde viven las familias en pobreza extrema.

Dentro de las funciones de las personas cogestoras sociales, está identificar y caracterizar la situación de cada familia en situación de pobreza extrema, priorizar sus necesidades y definir el plan familiar. Es decir, les corresponde ser el puente entre las instituciones y las familias para brindar una atención preferente, facilitar el desarrollo de capacidades, dar seguimiento al cumplimiento de logros básicos, motivar y orientar a las familias, para que puedan mejorar sustancialmente su vida.

27.300 familias

Se incorporarán a Puente al Desarrollo en julio

La atención social que hacen las personas cogestoras permite cambiar el paradigma de la política social, el cual consiste en una búsqueda activa de la población con mayores carencias, llevarles la institucionalidad a los territorios y establecer un acompañamiento familiar.

El Presidente de la República, Luis Guillermo Solís Rivera, indicó que “desde el inicio de la Administración hemos demostrado tener la voluntad política y el criterio técnico para la reducción de la pobreza. Voluntad que nos ha permitido avanzar en el cumplimiento de los derechos humanos de la población más vulnerable; para esto usamos instrumentos calificados y una estrategia nacional coordinada desde el Consejo Presidencial Social, que articula a todas las instituciones de forma eficiente en la atención de la población en extrema pobreza. Vamos a seguir trabajando hasta el último día de nuestro Gobierno en esta tarea primordial”.

La Vicepresidenta de la República, Ana Helena Chacón Echeverría, quien preside el Consejo Presidencial Social, comentó que “vemos los frutos del trabajo arduo, articulado e interinstitucional que realizamos. Logramos atender de manera preferente y oportuna a las familias, sin clientelismo político y sin favores. Le devolvemos el rostro humano a las necesidades y atendemos de manera personalizada a cada familia. Por ello, es tan importante el trabajo de la persona cogestora social, pues mediante herramientas científicas, logramos llegar a los distritos prioritarios, atenderlos y darle seguimiento al avance de las metas establecidas en el Plan Familiar. Así, estamos trascendiendo del asistencialismo. Promovemos la corresponsabilidad de las familias para el cumplimiento de los logros. Claramente, avanzamos por el camino de la solidaridad”.

La Estrategia Puente al Desarrollo tiene una metodología que se basa en una sola valoración socioeconómica de las familias, en donde todos los programas sociales involucrados parten de ésta para el otorgamiento de los beneficios, superando la revictimización de la pobreza.

El Ministro de Desarrollo Humano e Inclusión Social y Presidente Ejecutivo del IMAS, Emilio Arias Rodríguez, agregó que “gracias al trabajo de las personas cogestoras se han gestionado 166.720 referencias distribuidas en 22 programas de 12 instituciones que ejecutan un protocolo de atención preferente; el 65% de dichas referencias se encuentran aprobadas, es decir, las personas ya gozan de la oferta programática del Estado. Por ejemplo el 100% cuenta con el beneficio de Bienestar Familiar del IMAS, que les permite garantizar su alimentación; más de 22 mil estudiantes reciben Avancemos; casi 5 mil niños y niñas reciben atención integral en alguna alternativa de cuido y alrededor de 5500 mujeres han participado del proceso de Formación Humana impactando directamente en el fortalecimiento de su calidad de vida y ejercicio de derechos. Estos 40 cogestores, vienen a trabajar para hacer la diferencia en la fase de sostenibilidad de la estrategia Puente al Desarrollo”.

La Estrategia Puente al Desarrollo iniciará alrededor del mes de julio de 2017 la incorporación las nuevas 27.300 familias, para alcanzar la meta de atención de 54.600 familias.

Costa Rica redujo en 2016 la pobreza y logró el índice más bajo de los últimos 7 años. Según los datos comparables de la Encuesta Nacional de Hogares, la pobreza total pasó de 22,3% en el año 2014 –al asumir el Gobierno-  a 20,5% en 2016.  En el caso de la pobreza rural bajó de 30,3% en 2014 a 25,7% en 2016 y la urbana, en esos mismos años de 19,5% a 18,6%.

Este sitio cuenta con un lector de texto en pantalla para personas ciegas y con baja visión. Para utilizarlo seleccione el texto con el cursor del mouse y presione el ícono que aparece.

Aumentar texto

  • A  A  A  A  A