Planta de Cachí aumentó su potencia en 60% y con mínimo impacto ambiental

ICE invirtió ¢3.200 millones en obra social que incluyó un acueducto vecinal nuevo, un significativo mejoramiento de las vías públicas locales y la siembra de 2.000 árboles

El emblemático proyecto hidroeléctrico de Cachí, ubicado en los cantones cartagineses de Paraíso y Jiménez, elevará su producción a 160 megavatios a partir del segundo trimestre de 2015, un año antes cumplir 50 años de existencia.

La última semana de abril arrancará el funcionamiento de su cuarta unidad generadora, que trajo beneficios para las comunidades aledañas por $6 millones.

191.000

Consumo promedio de hogares alimentados con los 160 megavatios

Para construirla, se cavó un túnel con un sistema de rozamiento que protegió tres manantiales que alimentan los acueductos de las comunidades de Orosí y Tucurrique. La planificación permitió dejar intactos estos nacimientos.

Como parte de esa dimensión responsable, y en acuerdo con la Secretaría Técnica Nacional Ambiental (Setena), el ICE construyó un acueducto que serviría de reemplazo en caso de contingencia, al que finalmente no se recurrió. De esta forma, el sistema quedó activo y disponible para los pueblos vecinos.

Según Ignacio Arguedas, director del Proyecto de Ampliación de Cachí, uno de los logros sociales de la misión fue aprovechar el material rocoso extraído de la fosa como lastre de alta calidad en los caminos locales. Esta reutilización mejoró de manera sustancial el acceso a los distritos adyacentes.

En la fotografía, funcionarios del ICE posan frente a obras de mejora de Planta Cachí.
Fotografía de Prensa ICE. Unos 1.300 trabajadores temporales se emplearon en la ampliación de Cachí.

Para el funcionario, otro beneficio adicional fue el reclutamiento masivo de trabajadores del área. En construcciones anteriores del ICE, un promedio de 20% a 30% del personal no vivía cerca del desarrollo, lo que conllevaba el levantamiento de campamentos. Sin embargo, en esta ocasión, cerca de 90% de la planilla vivía en la zona de influencia, lo que trajo ingresos directos para los habitantes locales y disminuyó la huella humana en el ecosistema.

El impacto ambiental de todas las tareas fue mínimo, y más bien se mitigó con la siembra de 2.000 árboles en el perímetro.

Este conjunto de ventajas llevó a que representantes comunales, en una reunión con la Gerencia de Electricidad del ICE, mostraran su satisfacción por el desempeño integral de la labor, explicó Arguedas. Solicitaron a los funcionarios que el instituto prolongue su papel de enlace con otras entidades de servicios públicos, para ampliar el impulso económico, el empleo y la visitación a la zona.

La expansión de Cachí resuelve el vertido de agua que se debía ejecutar cuando el embalse alcanzaba su capacidad; esto significaba desechar 40%. A partir de mayo, el 100% de la disponibilidad de los recursos será aprovechada, lo que acrecentará la generación y el ahorro en el Sistema Eléctrico Nacional (SEN).

Este sitio cuenta con un lector de texto en pantalla para personas ciegas y con baja visión. Para utilizarlo seleccione el texto con el cursor del mouse y presione el ícono que aparece.

Aumentar texto

  • A  A  A  A  A