Planta de Tratamiento Los Tajos inicia operaciones en segundo semestre con aguas residuales de colectores Rivera y Torres

Obra se inaugura en el segundo semestre con el propósito de iniciar el proyecto que AyA desarrolla para reducir contaminación en ríos y riesgo de enfermedades por transmisión hídrica

El Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA) se coloca una flor en el ojal  con el inicio de operaciones de la Planta de Tratamiento “Los Tajos”, que es la más grande de Centroamérica y fruto del Proyecto de Mejoramiento Ambiental para el Área Metropolitana de San José.

La megaobra iniciará con los caudales procedentes de los Colectores Rivera y Torres, es decir, recibe aguas residuales de Tibás, Moravia, un sector de Goicoechea y de San José. Paulatinamente, conforme avance el proyecto en su primera etapa y finalice la construcción del Túnel Metropolitano, la Planta recibirá mayores caudales, hasta procesar las aguas residuales de 1.070.000 personas.

1.070.000

Personas a las que beneficiará proyecto

Para este 2015 Costa Rica cumple su compromiso con la naturaleza y la salud pública.

El Proyecto de Mejoramiento Ambiental inició en el 2007 y todos sus componentes deberán estar listos en el 2022, alcanzando tres objetivos específicos.

Vista aérea de la planta de tratamiento. Foto/Unidad Ejecutora AyA -JBIC
Vista aérea de la planta de tratamiento. Foto/Unidad Ejecutora AyA -JBIC

El primero es reparar los daños en el sistema de alcantarillado existente, que data de la década de 1980 y anteriores, da servicio a unas 700 mil personas. El segundo, es ampliar dicho sistema de alcantarillado a zonas donde no se dispone del mismo, pues se utilizan tanques sépticos. La tercera meta es dar tratamiento a las aguas residuales.

Las comunidades que serán beneficiadas con el proyecto son San José, Desamparados, Goicoechea, Alajuelita, Vásquez de Coronado, Tibás, Moravia, Montes de Oca, Curridabat, La Unión y Escazú (estos dos últimos parcialmente).

Ríos más limpios

¿Se ha cuestionado qué sucede con el agua que utiliza en su casa y es arrojada al exterior a través de la cañería?

En Costa Rica, la mayoría de viviendas cuenta con un sistema de tanque séptico que recoge el agua del servicio sanitario, lavado, ducha, pila, entre otros; mientras, el resto de cañerías que no cuenta con tanque séptico vierte el agua residual directamente a la naturaleza, sin ningún tipo de tratamiento.

El Ciclo Social del Agua muestra el proceso que ha sido utilizado, donde el agua residual se lanza a la naturaleza. La propuesta de AyA es devolverla al ambiente en mejores condiciones.
El Ciclo Social del Agua muestra el proceso que ha sido utilizado, donde el agua residual se lanza a la naturaleza. La propuesta de AyA es devolverla al ambiente en mejores condiciones. Haga clic para aumentar la imagen.

Lo correcto es que el agua sea devuelta a los ríos en las mejores condiciones. Omitir esta segunda fase en el ciclo del agua, pone en riesgo la salud y contamina los mantos acuíferos, ríos y mares. De ahí que el proyecto que lleva adelante AyA pretende evitar contagios por transmisión hídrica y poder hacer alarde del compromiso del país con la naturaleza.

“En algunas comunidades, las aguas residuales están expuestas frente a las casas, donde los niños juegan con ellas y se exponen a enfermedades; y ni qué decir de los malos olores. Con este proyecto se le pondrá fin a esta situación asociada al problema de saneamiento”, explicó el ingeniero Álvaro Araya, director de la Subgerencia de Gestión de Sistemas Periféricos de AyA.

De acuerdo con el ingeniero, entre otras ventajas está la promoción del país como destino turístico, al ofrecer a los extranjeros ríos y mares cada vez más limpios. “Países como Panamá y Nicaragua ya tienen su planta de tratamiento, pero  Costa Rica ya está actuando”, comentó.

Araya añadió que también habrá beneficios para la construcción de nuevas viviendas, que destinarán menor espacio para tanque séptico y drenajes a cambio de un eficiente sistema de recolección y tratamiento de aguas; al tiempo que las actuales viviendas ganarán plusvalía.

Las piezas del rompecabezas
El Emisario Metropolitano permite la conexión de los colectores del norte y del sur. Foto/Unidad Ejecutora AyA-JBIC.
El Emisario Metropolitano permite la conexión de los colectores del norte y del sur. Foto/Unidad Ejecutora AyA-JBIC.

El desarrollo urbano, turístico y comercial, así como una mejor educación y conciencia ecológica, son factores que han presionado a las autoridades de AyA para ponerse al día.

Si bien, la institución ha impulsado obras importantes por más de 50 años y realizado diversos proyectos para que el país cuente progresivamente con un alcantarillado sanitario y tratamiento de aguas residuales, es indispensable actualizar los esfuerzos del pasado y darles un empujón en mantenimiento y renovación utilizando nuevas tecnologías.

La ausencia de una política pública relacionada con el saneamiento del agua, es un factor que ha dificultado posicionar el tema en la agenda del país. No obstante, los funcionarios de AyA destacaron que la institución trabaja en la redacción de esa política pública en favor de la salud, el ambiente y el desarrollo social, según lo dispone el Plan Nacional de Desarrollo y en conjunto con otros actores como el Minae y el Ministerio de Salud, entre otros.

El factor económico también pesa lo suficiente. “Las obras son multimillonarias y el Estado debe asumir los costos, en lugar de trasladarlos al usuario. De ahí que AyA, como ente rector, ha sido responsable de informar a los gobiernos sobre la gravedad del asunto, para tocar distintas puertas que faciliten los recursos; de esa manera, el usuario afrontará aumentos en el pago de su factura, pero en un porcentaje mucho menor que sin el acompañamiento estatal”, detalló el ingeniero Álvaro Araya.

Por otra parte, el funcionario se refirió a la capacidad profesional instalada en el país, para hacer frente a la totalidad de obras requeridas. “No existe la cantidad de profesionales, técnicos y operadores capacitados en saneamiento. No hay carreras, no hay maestrías en el país y por eso, los factores económico y de capacidad técnica obligan a realizar las obras por etapas”, explicó.

Construir el alcantarillado sanitario no es tan sencillo
Construcción del Túnel Metropolitano, que llevará mayores caudales a la planta de tratamiento. Foto/Unidad Ejecutora AyA-JBIC.
Construcción del Túnel Metropolitano, que llevará mayores caudales a la planta de tratamiento. Foto/Unidad Ejecutora AyA-JBIC.

La planta de tratamiento Los Tajos, la más grande de Centroamérica y que tratará las aguas residuales de 11 cantones josefinos, es solo una pieza entre varios componentes de la primera etapa del Proyecto de Mejoramiento Ambiental para el Área Metropolitana de San José, cuyo costo ronda los $362 millones.

De acuerdo con el ingeniero Rafael Barboza, director de la Unidad Técnica Ambiental de AyA, muchas tuberías están dañadas debido a que llevan entre 30 y 40 años funcionando; otras están saturadas pues los mecanismos ya instalados carecen de la capacidad idónea según el crecimiento urbano.

Por ello, se requiere la colocación y reparación de 220 kilómetros de redes secundarias, 165 kilómetros de subcolectores y colectores, la construcción de un túnel y la construcción del emisario metropolitano. El detalle de las obras se muestra a continuación:

 

Redes secundarias
Reparación o colocación de nuevas redes, 220 km
Existen 1.100 km de tuberías instaladas en calle pública, que recolectan agua residual de viviendas y negocios.
Es necesario reforzar o ampliar varios tramos.
Subcolectores y colectores
Reparación y extensión
165 km
Son tuberías que captan las aguas recolectadas por las redes secundarias y las llevan a los ríos.
Tienen asociadas servidumbres (derecho de paso a través de una propiedad privada), por lo cual, primero se está trabajando en legalizarlas para intervenirlas. Los colectores Rivera, Torres, María Aguilar y Tiribí tienen 40 años de existencia.
Túnel trasvase
1.787 mts de longitud y 2.5 mts de diámetro
Primer túnel urbano de Costa Rica, que inicia en el Río María Aguilar.
Transportará las aguas residuales de los colectores del Sector Sur al Emisario Metropolitano y ahí se unirán las aguas de los colectores del Sector Norte, hacia la planta de tratamiento.
La Tuneladora “La Guaria” hará una excavación subterránea, por cual los trabajos serán más seguros y poco visibles para vecinos y transeúntes.
Emisario metropolitano
Longitud 3.5 km
Diámetro 1.6 a 2.1 mts
Permite la conexión de los colectores del norte y del sur, llevando caudal a la planta de tratamiento. Inicia en Bajo Los Ledezma.
Planta de Tratamiento Los Tajos
Recibirá un caudal promedio diario de 2,81 metros cúbicos por segundo
Recibirá las aguas residuales de 1.070.000 personas. Realizará un tratamiento con procesos físicos, químicos y en una etapa posterior, biológicos, para eliminar contaminantes y devolver a los ríos agua con menos contaminación.
El proceso generará biogás, que dará energía a la planta.
Su tecnología evitará la propagación de olores.

 

Acciones complementarias
Etapa de diseño y planificación del proyecto, acompañamiento a AyA para la supervisión de las obras.
Construcción del subcolector San Miguel, para la disposición de las aguas residuales de 47.000 personas del sur de Desamparados.
Extensión y construcción de redes secundarias para el sector Norte y Sur.
Plan de sensibilización y educación ambiental en las comunidades, enfocado en los hábitos que pueden afectar el desempeño de la planta de tratamiento.

Fuente: Ing. Rafael Barboza, director de la Unidad Técnica Ambiental de AyA.


Foto de portada: Sistema de tratamiento de olores de la Planta de Tratamiento Los Tajos. Cortesía Unidad Ejecutora AyA-JBIC.

Este sitio cuenta con un lector de texto en pantalla para personas ciegas y con baja visión. Para utilizarlo seleccione el texto con el cursor del mouse y presione el ícono que aparece.

Aumentar texto

  • A  A  A  A  A