Presidencia de Solís redujo gastos a menores niveles en última década

Partidas de alimentos, consultorías, actividades protocolarias, combustibles y horas extra de Presidencia y Ministerio de Presidencia registraron en esta administración ejecuciones más bajas desde el 2006

La Presidencia de Luis Guillermo Solís es la más austera en la última década, al considerar la ejecución de los gastos flexibles, que incluyen las partidas presupuestarias de alimentos, consultorías, horas extra, actividades protocolarias  y combustibles.

En todos estos diferentes tipos de gastos, que presentan mayores niveles de flexibilidad que otros, la Presidencia de la administración Solís Rivera alcanza el registro menor, así como un promedio anual menor en todos estos casos. Su desempeño es muy similar al del Ministerio de la Presidencia, que con la excepción del caso de las actividades protocolarias, también registró los menores gastos de la década en estas áreas.

92%

Reducción en gastos de horas extras de Presidencia, del 2011 al 2016

Todos los gastos se miden en colones reales del 2017 para permitir la comparación de los diferentes años, en un informe de la Dirección General de la Presidencia, con base en el Sistema Integrado de Gestión de Administración Financiera. En los diferentes gráficos, los datos se presentan en millones de colones constantes de marzo del 2017.

Con esto se refuerza la vocación de racionalizar el gasto que se evidenció con el tema de los gastos en publicidad y en productoras, lo que demuestra que la administración Solís Rivera asumió con responsabilidad el uso de los recursos públicos.

En la cuenta por gastos alimenticios, la ejecución de la Presidencia de la República alcanzó los ₡105,1 millones en el 2006, pero logró su punto más bajo en el 2014 con ₡35,7 millones. Aunque subió en el 2015, en el 2016 volvió a ubicarse por debajo de los ₡40 millones. Al considerar el promedio anual de este gasto, la administración del Presidente Óscar Arias Sánchez registró ₡86 millones, la de la Presidenta Laura Chinchilla ₡58,8 millones, y la del Presidente Luis Guillermo Solís lleva un promedio de ₡41,4 millones.

Al comparar los gasto alimenticios en el caso del Ministerio de la Presidencia, el mejor resultado se dió en el último año. Se pasó de gastos que superaron los ₡9 millones en los gobiernos de Arias y Chinchilla, a ₡1,4 millones en el 2016. En cuanto a los promedios anuales, alcanzaron los 6₡,4 millones en la administración Arias y ₡7,3 millones en la de Chinchilla, para bajar a ₡4,8 millones en la de Solís.

En el pago por horas extra, la mayor ejecución para la Presidencia en la década se presentó en el 2011, al superar los ₡74 millones. Sin embargo, estos pagos pasaron por primera vez a niveles inferiores a los ₡30 millones en el 2014, y alcanzaron la menor cifra en el 2016, con solo ₡5,7 millones. En cuanto al gasto promedio por administración, fue de ₡51,1 millones en la gestión Arias, de ₡61,8 millones en la de Chinchilla, y lleva un registro de ₡13,5 millones en la de Solís.

Las horas extra presentaron un desempeño similar en el Ministerio de la Presidencia, al anotarse los menores niveles desde el 2014. En este caso, el mayor registro fue de ₡48 millones en el 2013, mientras el menor fue de ₡3,8 millones en el 2016. En los promedios anuales, durante la gestión Arias alcanzaron ₡35,7 millones en esta área, durante la de Chinchilla los ₡42,8 millones,  y en la de Solís los ₡12,1 millones.

En los gastos por actividades protocolarias, la Presidencia de Solís registró el menor dato en el 2015, con ₡38,6 millones, que tuvo un ligero incremento en el 2016. En esta área, el mayor nivel en la década se alcanzó en el 2008, con ₡80,2 millones. En los promedios anuales, se reportaron ₡66 millones en la gestión Arias, ₡68 millones en la Chinchilla, y ₡41 millones se reportan en la de Solís.

La ejecución del Ministerio de la Presidencia para actividades protocolarias tuvo una variación, pues en este caso la mayor ejecución fue de ₡11,1 millones en el 2009, pero el menor registro fue de apenas ₡40 mil, en el 2010. Sin embargo, al considerar el promedio anual, de nuevo los menores gastos son para la administración Solís, con ₡69 mil, frente a los ₡98 mil de Chinchilla y los ₡6,3 millones de la gestión Arias.

El gasto por combustible de la Presidencia registró su mayor valor en el 2011, con ₡68 millones, mientras el registro más bajo fue en el 2016, con ₡35,1 millones. En cuanto a los promedios, fueron de ₡53,4 millones en la administración Arias, de ₡64,4 millones en la Chinchilla y de ₡37,9 millones en lo que lleva la gestión de Solís.

En el Ministerio de la Presidencia, el pago por combustibles estuvo similar. La mayor cifra se presentó en el 2008, con ₡63,4 millones, mientras la menor fue en el 2016, con ₡14 millones. En los promedios anuales, llegaron a ₡56,2 millones durante la gestión de Arias, a los ₡44,7 millones en la de Chinchilla y a ₡22,3 millones en la de Solís.

En los gastos por consultorías, el mayor nivel se registró en el 2013, con ₡249 millones, mientras la actual Presidencia solo registró ₡27,1 millones en el 2014, sin ejecutar gasto por este rubro en el 2015 y el 2016.

Este sitio cuenta con un lector de texto en pantalla para personas ciegas y con baja visión. Para utilizarlo seleccione el texto con el cursor del mouse y presione el ícono que aparece.

Aumentar texto

  • A  A  A  A  A