Promoción de transporte eléctrico vehicular pide espacio en Asamblea

Proyecto legislativo pretende estimular que país tenga 100 mil vehículos eléctricos

Un proyecto de ley que ofrece incentivos para la compra y uso de los vehículos eléctricos e híbridos recargables, es la principal iniciativa de una serie de acciones gubernamentales dirigidas a promover un cambio de paradigma en la matriz energética del transporte nacional, y avanza en la Asamblea Legislativa.

Frente a los efectos de la contaminación ambiental y el cambio climático, la dependencia de los combustibles fósiles y la costosa factura petrolera producto de la importación de los hidrocarburos, cada día son más los países que están promoviendo el uso de los vehículos eléctricos para contrarrestar el problema.

44%

Emisiones de gases contaminantes que proceden de sector transporte

El proyecto “Ley de incentivos y promoción para el transporte eléctrico”, presentado por los diputados oficialistas Franklin Corella y Marcela Guerrero, ya tiene el aval de la comisión legislativa de Asuntos de Gobierno, y se fija como meta que en un plazo en un plazo máximo de cinco años, el país tenga cien mil vehículos eléctricos en circulación.

Para darle el impulso necesario, la iniciativa propone nuevos incentivos para los vehículos híbridos recargables y eléctricos, como exoneración del pago del impuesto selectivo de consumo, el impuesto de ventas, el impuesto sobre el valor aduanero, el pago de marchamo y el pago de parquímetros.

También les otorga la excepción a la restricción vehicular y la instauración de zonas especiales de parqueo en centros urbanos, denominados parqueos azules.

En el caso del transporte público, establece la figura de “ecotaxis” y “unitaxis”, (diferenciables por su color verde), también con importantes incentivos.

Por su parte el gobierno central y las instituciones del Estado deberán renovar o sustituir sus flotas vehiculares en un 10% con vehículos eléctricos. Y las empresas privadas que sustituyan igual porcentaje de su flota de transporte anual por vehículos híbridos recargables o eléctricos, podrán rebajar el costo de la declaración del impuesto sobre la renta.

Las casas importadoras deberán ofrecer modelos actualizados y recientes del mercado internacional así como servicio de reparación y revisión, y la Banca pública y privada dispondrá de líneas de financiamiento con facilidades en sus plazos, tasas de interés, garantías y trámites.

En general, se trata de una propuesta integral que “ambiciona una Costa Rica con más de 100.000 vehículos eléctricos transitando en las calles; movidos por energía producida mediante fuentes renovables, y que al llegar el 2021, podamos decir orgullosamente que somos un referente mundial en materia de protección ambiental”, manifestó el diputado proponente, Franklin Corella Vargas.

La siguiente estación para esta iniciativa es el Plenario de la Asamblea Legislativa, donde deberá recibir el aval de los diputados para convertirse en ley.

Facilidades para la recarga del vehículo

Como parte de las acciones para impulsar la implementación del transporte eléctrico vehicular, la Compañía Nacional de Fuerza y Luz (CNFL), principal empresa distribuidora de electricidad en el Gran Área Metropolitana, anunció la instalación a de una serie de centros de carga públicos en distintos puntos de su zona de servicio, a partir de agosto.

El director de Transporte Eléctrico de la CNFL, Allan Blanco; explicó que el objetivo es dar a los propietarios de vehículos eléctricos la facilidad para recargarlos en caso necesario, aunque explicó se trata de una instalación sencilla y de bajo costo que se puede tener en las casas o centros de trabajo.

Vehículos ecoamigables

Los “vehículos verdes” o “ecoamigables”, como se les conoce, no emiten gases, son silenciosos y funcionan con energías limpias, renovables, más baratas y producidas localmente.

Costa Rica no escapa a esa tendencia y existe consenso entre los distintos actores sobre la necesidad de impulsar con mayor ahínco el transporte eléctrico vehicular, público y privado, para reducir las emisiones de gases contaminantes a la atmósfera, especialmente de dióxido de carbono (CO2), y ayudar a cumplir la meta país de Carbono Neutralidad para 2021.

De hecho, el VII Plan Nacional de Energía (2015-2030), busca modernizar la flota automotriz con tecnologías eficientes que reduzcan el consumo de combustibles y las emisiones de CO2 por parte del sector transporte, que genera el 44% de las emisiones de gases de efecto invernadero del país.

Según datos del Ministerio de Ambiente y Energía (MINAE), el transporte consume el 67% de hidrocarburos que importamos mediante la flota vehicular nacional, que en el año 2014 alcanzó la cifra de 1.399.082 unidades.

La contaminación sónica y del aire, sobre todo el en Gran Área Metropolitana, donde se concentra el 75% de los vehículos, también tiene un impacto significativo sobre la salud pública y los costos asociados a la atención médica.

A lo anterior se suma que la factura petrolera que paga Costa Rica representa un alto costo. En el 2014 representó cerca del 4.2% del PIB, año en que el país consumió $2.105 millones en combustibles fósiles importados.

Está claro entonces que Costa Rica debe mover el transporte vehicular hacia tecnologías más limpias y amigables con el ambiente, que le permitan además aprovechar su gran potencial de generación eléctrica 100% renovable.

Este sitio cuenta con un lector de texto en pantalla para personas ciegas y con baja visión. Para utilizarlo seleccione el texto con el cursor del mouse y presione el ícono que aparece.

Aumentar texto

  • A  A  A  A  A