Ronald Bonilla: “La poesía no es de uno, sino de los otros”

Entrevista con el poeta costarricense galardonado con el Premio Nacional de Cultura Magón 2015

Desde la edad de 8 años, expresó a sus padres el deseo de llegar a ser un poeta cuando fuera grande. En aquel entonces ya escribía prosas en cuadernitos elaborados con páginas recortadas, las cuales ilustraba, a manera de portada, las engrapaba y atesoraba como sus primeras “publicaciones”.

En febrero de 2016, el Ministerio de Cultura y Juventud (MCJ) anunció los Premios Nacionales de Cultura 2015, en los que Bonilla resultó galardonado con el Premio Nacional de Cultura “Magón”. En el fallo correspondiente, el jurado informó que la obra de Bonilla “cumple ampliamente con los siguientes criterios: trascendencia, impacto cultural a escala nacional, trayectoria, calidad y aporte relevante en su campo. Además, su trabajo constante durante muchos años en favor de la creatividad literaria por medio de talleres y diferentes actividades de promoción, ha contribuido con el surgimiento de nuevas generaciones de poetas, lo cual lo convierte en un gestor relevante en el campo de la cultura nacional”.

magon3
Cuando no está en su casa, Bonilla procura siempre cargar una libreta y un lapicero, para hacer apuntes cuando llega la inspiración. Foto/MCJ.

Este poeta conversó con la Oficina de Prensa del Ministerio de Cultura y Juventud, en el marco de la entrega de los Premios Nacionales de Cultura 2015, que se realizó en mayo de 2016. A continuación un extracto:

¿Cuáles son las principales temáticas que Bonilla busca proyectar en sus obras?

Los temas de la poesía son todos los temas del universo y son los mismos de siempre: el amor, el Carpe diem; es decir, la vida en relación con la muerte; el amor universal, el amor de pareja, la naturaleza y el proceso de creación de la palabra; es decir, la metapoesía. Además, poesía que va inclinada más hacia lo ecológico, a lo social, poemas existenciales, algunos que reflejan luchas sociales. En realidad tengo de todo, poesía filosófica, amorosa.

¿Cómo podría describir lo que la poesía significa en su vida?

No busqué la poesía; la poesía me buscó a mí. Me encontró.

Quizás en mi caso, siempre fue un acto hacia los demás; siempre pensé que mi obra no era solamente una catarsis o algo que hago para liberarme, aunque también sirve para eso, por supuesto. Desde siempre tuve la visión de que el poeta es para los demás y la poesía no es de uno, sino de los otros. En la medida en que uno logra comunicarse y expresarse auténticamente, y eso se pueda comunicar, no importa que sea a una sola persona o a millones; lo importante es que ese poema pueda decirles algo, pueda transformar en algo a las demás personas; ayudarles a que se encuentren a sí mismos. La poesía es el arma de las almas despiertas.

magon2
Bonilla expresa que le resulta imposible explicar por qué se dio su inclinación hacia la poesía; lo considera un misterio. Foto/MCJ.

¿Cuál considera que es el aporte de su poesía a la sociedad costarricense?

Eso quizás otros lo van a valorar; los críticos y las personas que me lean. Trato de hacer un ejercicio de trabajo, de oficio literario, con belleza. La belleza no es solo la belleza “per se”; también la belleza puede estar en lo feo.

Las vanguardias nos enseñaron por ejemplo que en un tarro de basura abandonado en la calle también hay belleza y esa belleza está ligada a la búsqueda de la verdad; nunca la vamos a encontrar, pero siempre, el poeta, tanto como el filósofo -por diferentes vías-, estamos en búsqueda de verdades y quizás lo que hacemos es plantearnos las grandes preguntas. Pero en ese planteamiento de preguntas y dudas, también ayudamos a que el ser humano se busque a sí mismo por dentro y se encuentre; en esa medida, es más un trabajo de ser a ser, de corazón a corazón, de mente a mente, que un trabajo de grandes masas. Creo que por ahí viene el aporte a una sociedad.

¿Qué significa para Ronald Bonilla obtener el Premio Magón, después de cincuenta años de trabajo literario?

Es un impulso, es un reconocimiento por parte del país, del Estado, que yo valoro. Sigo siendo el mismo. El premio llega en un momento que no me esperaba. Es un impulso porque hemos estado trabajando sin ningún apoyo estatal, en el Grupo Literario Poiesis; en algunas ocasiones nos han brindado un espacio dónde reunirnos, en el Ministerio de Cultura y Juventud o en la Universidad de Costa Rica. Entonces, aún sin apoyo estatal, estamos haciendo recitales.

¿Qué le diría a las nuevas generaciones de poetas? ¿Cómo los instaría a seguir escribiendo?

Los jóvenes poetas están muy bien encaminados en Costa Rica; sin embargo, vienen poetas nuevos a los que hay que enseñarles el ABC. Primero, hay que leer mucho, estudiar, que no se trata de escribir lo que se nos ocurra, sino que hay que trabajar la palabra, depurar y saber si un poema tiene importancia o no; porque hay algunas cosas que escribimos que es mejor dejarlas guardadas en las gavetas. Lo que puedo decirles es que se trata de un camino duro.


magon4
Foto/MCJ

El 19 de mayo, Ronald Bonilla presentó “Hoja de afiliación y otros clichés”, un poemario más cotidiano, coloquial y aprosado, que viene más lleno de paradojas, de parodia y de ironías y plantea la fundación de una ciudad de los poetas, “donde -según el autor- los poetas y los artistas vamos a tomar la ciudad; los espacios que necesitamos para decir nuestra obras, para darlas y para comunicarnos con el público”.


 

Este sitio cuenta con un lector de texto en pantalla para personas ciegas y con baja visión. Para utilizarlo seleccione el texto con el cursor del mouse y presione el ícono que aparece.

Aumentar texto

  • A  A  A  A  A