Situación de Abandono y Situación de Calle: ninguna persona es desechable

Consecuentes con el compromiso de esta administración, presentamos la Política Nacional para la Atención Integral a las Personas en Situación de Abandono y Situación de Calle

En medio de este mundo globalizado, nos hemos apropiado con una normalidad preocupante de la Cultura de lo Desechable. Y es que en medio del siglo de los mayores avances científicos jamás vistos, nos sumergimos en el mundo de lo sustituible. En la actualidad si un artefacto se descompone, ya no lo llevamos a reparar, ahora sólo lo desechamos y compramos otro. Lamentablemente, en esto convertimos también nuestras relaciones humanas.

Hoy, le damos a las personas el mismo trato que reciben las fotos que abundan en nuestros teléfonos inteligentes y que se desechan al ritmo que las tomamos; los zapatos que ya no reparamos porque se producen en serie, y el artefacto que sustituimos porque también abunda en el mercado.  Y es que en esta vorágine de la globalidad, nos hemos olvidado el trato humano con solidaridad, con justicia y desde el valor supremo de la dignidad humana, que además, es el fundamento de los derechos humanos. Claramente, las personas no son desechables, pese a ello, en Costa Rica existen muchos seres humanos viviendo en abandono y en situación de calle.

Ana Helena AbandonoEs ahora, en este Gobierno, y mediante la coordinación del Consejo Presidencial Social -el cual honrosamente dirijo- que con gran esfuerzo logramos elaborar una robusta política pública para atender a personas que han sido excluidas socialmente. Es además, la primera de su tipo en toda Centroamérica, en al cual el Gobierno da prioridad a la población en situación de pobreza extrema. Consecuentes con el compromiso de esta Administración, de impulsar políticas públicas con rostro humano, presentamos la Política Nacional para la Atención Integral a las Personas en Situación de Abandono y Situación de Calle.

De esta forma, el Estado está diciendo que en este país no puede haber personas desechables y le estamos poniendo rostro a cientos de personas que han sido tratadas como si no lo tuvieran. En síntesis, con esta política nacional, pretendemos disponer de servicios públicos y privados –de manera articulada- para que brinden una respuesta eficaz y eficiente en la prevención, la atención y la protección de los derechos de estas personas.

Atender a estas poblaciones es un mandato y un imperativo ético, en un mundo al que le urge recordar que ninguna persona es desechable; y que como lo afirma el artículo primero de la Declaración Universal de Derechos Humanos: Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros.”

* Vicepresidenta de la República

Este sitio cuenta con un lector de texto en pantalla para personas ciegas y con baja visión. Para utilizarlo seleccione el texto con el cursor del mouse y presione el ícono que aparece.

Aumentar texto

  • A  A  A  A  A