Presidente Solís enmarca ruta mundial para empoderar económicamente a mujeres

Resultado de avances del trabajo desarrollado este año por Alto Panel nombrado por la ONU

El Presidente de Costa Rica  Luis Guillermo Solís Rivera marca, ante las Naciones Unidas, la ruta mundial para lograr el empoderamiento económico de las mujeres y alinear acciones concretas para el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) referidas en metas desarrolladas sobre igualdad de género y empoderamiento de las mujeres, promoción del crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos y la reducción de  la desigualdad en y entre los países.

La presentación  de siete propuestas con el avance del trabajo del Panel de Alto Nivel para el empoderamiento económico de las mujeres constituido por el Secretario General Ban Ki-Moon en marzo de 2016. Este esta co-presidido por el  Presidente Solís Rivera y la CEO de IKEA-Suiza, Simona Scarpaleggia e  integrado por líderes de gobierno, sector privado, academia y sociedad civil tiene como objetivo dar recomendaciones orientadas a la acción para mejorar los resultados económicos de las mujeres en el contexto de los ODS y de comenzar a hacer realidad la Agenda 2030.

700 millones

Mujeres que no tienen mismas oportunidades laborales que hombres

“El Panel ha hecho una escucha atenta a las voces de las mujeres, desde sus diversidades y necesidades, se ha propuesto la ruta de que para avanzar es necesario hacer el salto de la producción teórica a un plan de acción que impacte la vida de las mujeres en sus ingresos, en su visibilización como trabajadoras que producen y transforman a la sociedad”, expresó el Presidente Solís ante el Foro, en el marco de la sesión 71 de la Asamblea General de la ONU.

Romper los estereotipos

Nivelar la cancha de juego para las mujeres y asegurar la protección laboral y social al tiempo que se reforman las leyes y regulaciones discriminatorias. Invertir, como corresponsabilidad social, en el cuido reconociendo, reduciendo y redistribuyendo el trabajo sin remuneración. Debemos garantizar condiciones de trabajo decente para las trabajadoras domésticas y uno de los pasos. Asegurar una repartición adecuada de bienes: digitales, financieros y físicos. Crear oportunidades para las mujeres al cambiar la cultura y la práctica de hacer negocios son parte de estas propuestas.

A las que se suman crear oportunidades desde los gobiernos mejorando las prácticas del sector público tanto como empleador así como proveedor de bienes y servicios y hacer que las voces de las mujeres sean escuchadas mediante una mayor participación en puestos de mando y decisión corporativa y política. (ver hoja de datos adjunta).

En ese sentido, el Presidente Solís enfatizó que la inclusión efectiva de las mujeres en los diferentes mercados laborales, además de ser una necesidad y un derecho de ellas, es una oportunidad económica para todos los países. “Con la incorporación de las mujeres de manera efectiva en el mercado laboral, estaremos logrando economías más fuertes y robustas”, resaltó Solís.

El Presidente Solís también hizo un llamado para que los diferentes actores de estos procesos asuman sus responsabilidades: el sector estatal en la definición de marcos normativos, elaboración de políticas públicas y manejo de datos desagregados por sexos; el sector empresarial incluyendo en sus gestiones las necesidades y potencialidades de las mujeres y reforzando sus roles positivos; y la sociedad civil para trabajar con las organizaciones de mujeres para hacer sentir sus voces y promoverlas.

“En el ámbito internacional, los organismos están llamados a implementar estrategias en el marco de los Objetivos para el Desarrollo Sostenible (ODS) y promover el soporte técnico y financiero para incrementar el empoderamiento económico de las mujeres”, señalo también el Mandatario.

En su discurso ante la Asamblea General de la ONU el Presidente Solís Rivera recordó  las realidades que enfrentan las mujeres. La mayoría trabaja en los sectores informales, público y privado, como empresarias, en labores domésticas y de cuido no remunerado, solo el valor del trabajo de cuido no remunerado está estimado en $10 millones de millones o sea el 13% del PIB global. Las mujeres asumen tres veces más trabajo no remunerado y hay 700 millones de mujeres que no tienen las mismas oportunidades laborales que los varones.

El Panel debe rendir un informe definitivo el próximo año ante Jefes de Estado y de Gobierno con sus hallazgos, buenas prácticas, principios y recomendaciones para implementar en los países.

Este sitio cuenta con un lector de texto en pantalla para personas ciegas y con baja visión. Para utilizarlo seleccione el texto con el cursor del mouse y presione el ícono que aparece.

Aumentar texto

  • A  A  A  A  A