Un Presupuesto responsable y austero

Cadena nacional de televisión, divulgada el 30 de agosto

La situación por la que atraviesa Costa Rica requiere de una actitud responsable de todas y todos: Gobierno y sectores políticos, económicos y sociales.

Nuestra Administración asume ese deber, con la claridad de que se debe reducir elgasto público, pero que, también, es necesario mantener la inversión mínima para evitar que se afecten los servicios que requieren las y los ciudadanos.

Por ello, ante las amenazas que representa el déficit fiscal, presentaremos, esta semana a la Asamblea Legislativa, el Presupuesto Nacional de menor crecimiento en los últimos 10 años. El plan de gastos que enviaremos a la Asamblea crece apenas 0,5% en comparación con el propuesto hace un año.

Esto quiere decir que en términos reales, si le restamos la inflación, incluso hay una reducción en el gasto que estamos solicitando a los diputados y diputadas para el 2016.

Pero el Gobierno ya había recortado de manera significativa el presupuesto del 2015, el pasado mes de marzo.

Para lograr este presupuesto austero fue necesario tomar decisiones difíciles, que permitieran limitar el gasto sin afectar inversiones significativas en educación, salud, seguridad pública o combate a la pobreza.

Reducimos gastos controlables, como publicidad, un 36%, los viáticos para viajes al exterior caen 30 por ciento, el transporte al extranjero disminuye 17%, los tiempos extraordinarios bajan 19% y las consultorías las recortamos en 7,5%.

Además, el gasto previsto para el pago de anualidades o el de alquieres crecen menos de la mitad del presentado en el 2015, y quedan, prácticamente, congeladas las partidas de alimentos así como el reconocimiento de la restricción del ejercicio profesional.

Diez ministerios verán decrecer la asignación de sus recursos, y nueve crecen por debajo de la inflación proyectada, que es de un 4%, lo que en términos reales significa una disminución de esos presupuestos.

Esto requirió eliminar o posponer programas como el plan para generalizar el uso de la firma digital o el programa de incentivos a los científicos, por citar apenas dos ejemplos entre muchos otros.

Lo que no vamos a hacer es rebajar el presupuesto en educación pública. No sacrificaremos, no sacrificaré, desde ningún punto de vista y por ningún motivo, esta conquista costarricense, que nos garantiza, para el futuro y también en el presente, democracia, bienestar y oportunidades para nuestras familias.

El Presupuesto Nacional incluye los recursos necesarios para financiar a los tres poderes de la República, la Contraloría General, el Tribunal Supremo de Elecciones y la Defensoría de los Habitantes.

Pero el plan de gastos que presentaremos al Congreso ya incluye un recorte que yo ordené, por un monto de 384.650 millones de colones. El 99,7% de ese recorte recae, exclusivamente, en el Poder Ejecutivo.

Estos son difíciles sacrificios para controlar el gasto y todavía no bastan, sin embargo, para reducir el déficit fiscal, pero recortes mayores implicarían graves afectaciones a la educación, la salud, las obras públicas o el pago de las deudas del país. Por eso, es necesario insistir en la necesidad de contar con mayores ingresos para impedir el agravamiento de las dificultades fiscales y el desempleo masivo de empleados públicos.

Solicitamos a las y los diputados la aprobación del Impuesto al Valor Agregado, el IVA, que nos permitirá aumentar la recaudación, pero, también, devolver este tributo al 40% de los hogares más pobres.

También, pedimos a la Asamblea Legislativa modernizar el impuesto de la renta, que permitirá que quienes tengan más ingresos, contribuyan más, solidariamente, con el pueblo. Este tributo solo aumentará la colaboración para el tres% de los asalariados con mayores ingresos.

De esta manera, actuamos con responsabilidad al presentar un presupuesto con el menor crecimiento en los últimos 10 años.

Esperamos que todos los sectores nos acompañen con una posición igualmente patriótica para enfrentar con seriedad estos problemas y lograr soluciones que garanticen nuestro futuro y el de nuestros hijos e hijas.

Este sitio cuenta con un lector de texto en pantalla para personas ciegas y con baja visión. Para utilizarlo seleccione el texto con el cursor del mouse y presione el ícono que aparece.

Aumentar texto

  • A  A  A  A  A