Vulnerabilidad sísmica era problema más crítico del puente sobre el Virilla

Obras de reforzamiento en pilas y bastiones redujeron la vulnerabilidad sísmica del puente sobre el río Virilla en un 85%

Significativamente alta. Así era la probabilidad de que se desplomara el puente sobre el río Virilla en la autopista General Cañas, producto de un terremoto. Así lo aseguran los diseñadores de la nueva estructura que se está edificando.

El ingeniero y supervisor del proyecto, Carlos Fernández, relató que el puente construido en la década de los 60, fue diseñado con un código sísmico que se remonta a los años 50, cuyos parámetros eran muy inferiores para un país naturalmente sísmico, en donde se presentan cientos de eventos telúricos cada mes.

10 veces

Aumento en la capacidad de resistencia sísmica que lograrán las obras que se realizan

De esa manera, el principal objetivo de construir un puente nuevo era eliminar el riesgo de que el puente colapsara ante la fuerza de un terremoto.

Después de 11 meses de trabajar en el reforzamiento de las tres pilas y los dos bastiones que soportan el puente, se logró solventar ese problema en un 85%, el cual se solucionará en su totalidad cuando se concluyan los trabajos que faltan por realizar sobre la superficie.

“La vulnerabilidad sísmica estaba diseñada para soportar un 5% del peso de la estructura, con los trabajos realizados soportará el 50%, es decir que la resistencia del puente ante un sismo de gran magnitud será 10 veces mayor“, explicó el ingeniero Fernández.

Fernández aseguró que hace unos 10 años, el Laboratorio Nacional de Materiales y Modelos Estructurales (Lanamme), advirtió que el puente sobre el río Virilla no soportaría quedar en pie como efecto de un sismo de gran magnitud, sin embargo, las recomendaciones se omitieron.

¿Por qué puente no cayó con terremotos de Guanacaste, Limón o Cinchona?

El ingeniero explicó que a pesar de la fragilidad del puente y de que efectivamente esos eventos fueron muy fuertes, no se derrumbó cuando se dieron los terremotos de Limón, Cinchona o Guanacaste, debido a la aceleración sísmica.

La aceleración sísmica es la medida de un terremoto más utilizada en ingeniería, y es el valor utilizado para establecer normativas sísmicas y zonas de riesgo sísmico. Durante un terremoto, el daño en los edificios y las infraestructuras está íntimamente relacionado con la velocidad y la aceleración símica, y no con la magnitud del temblor. En terremotos moderados, la aceleración es un indicador preciso del daño, mientras que en terremotos muy severos la velocidad sísmica adquiere una mayor importancia.

“Los sismos mencionados efectivamente fueron muy fuertes, pero las aceleraciones que llegaron aquí no llegaron ni siquiera al 50% de las que esperábamos. Aquí se esperan aceleraciones de 0,5 de la gravedad y de todos esos sismos las aceleraciones más fuertes que han llegado son de 0,19, es casi la tercera parte; por eso no se ha caído, porque nunca ha sido demandado”, explicó Fernández.

Tomando en cuenta que por el puente del Virilla transitan aproximadamente 100 mil vehículos diarios, existía una alta probabilidad de que el puente se cayera con varios carros transitando. “Antes decíamos: tenemos un puente vulnerable sísmicamente, hoy ya no lo es“, concluyó el experto.

Notable deterioro

Adicionalmente a las condiciones originales que ponían en riesgo la estructura, los daños producto del paso del tiempo aumentaban los peligros ya mencionados.

Los ingenieros encontraron los siguientes daños:

  • Conexiones dañadas.
  • Apoyos desbalanceados y deteriorados.
  • Daños en vigas y cerchas de acero.
  • Corrosión.
  • Pérdidas de sección en elementos.
  • Fatiga en el acero.
  • Cemento poroso.

 

Este sitio cuenta con un lector de texto en pantalla para personas ciegas y con baja visión. Para utilizarlo seleccione el texto con el cursor del mouse y presione el ícono que aparece.

Aumentar texto

  • A  A  A  A  A